Tratamientos para quistes hepáticos: guía de opciones

El tratamiento que se usa para un quiste hepático generalmente depende del tipo de quiste, dónde se encuentra y si está causando problemas con la salud del paciente o no. Si un quiste hepático es benigno y no tiene un efecto notable en la salud del paciente, es posible que el tratamiento no sea necesario en absoluto. En otros casos, sin embargo, los efectos sobre la salud o el tamaño pueden requerir tratamiento, y los médicos pueden usar antibióticos, drenaje o cirugía como tratamiento. En algunos casos, los médicos pueden incluso tratar un quiste hepático tratando la afección subyacente que lo causó.

Es posible que se necesiten antibióticos para tratar un quiste hepático.

Una forma de tratar un quiste hepático implica el uso de antibióticos. Si un quiste se ha desarrollado debido a una infección bacteriana, el uso del antibiótico apropiado para el tipo particular de infección bacteriana puede resultar útil. El tiempo que el paciente tendrá que tomar un antibiótico para tratar un quiste hepático generalmente depende del tipo de infección y de su gravedad. En algunos casos, es posible que una persona deba tomar antibióticos durante un mes o más. En otros, sin embargo, varios días de uso de antibióticos pueden ser suficientes.

Anuncios

Un quiste hepático causado por una infección bacteriana se puede tratar con antibióticos.

El drenaje también se usa a veces para tratar quistes simples llenos de líquido. Los médicos, por ejemplo, pueden usar drenaje para aliviar la presión que está causando el quiste. El drenaje, sin embargo, no siempre es la mejor opción para tratar este tipo de quiste, ya que es posible que no cure la afección que lo provocó. En cambio, el paciente puede desarrollar nuevos quistes hepáticos con el tiempo.

Algunos quistes hepáticos se pueden tratar con cirugía laparoscópica, que consiste en hacer unas pequeñas incisiones para extraer los quistes.

Anuncios

La cirugía es otro posible tratamiento para los quistes hepáticos. Se usa con mayor frecuencia cuando los quistes son muy grandes, causan demasiada presión o contribuyen a otros problemas de salud. También se puede usar cuando los quistes no han respondido bien a otros tipos de tratamiento. Curiosamente, no todos los quistes hepáticos se tratan con cirugía abierta; algunos se tratan con cirugía laparoscópica, que implica solo una pequeña incisión a través de la cual se extrae el quiste. El tipo de cirugía que se usa generalmente depende del tamaño del quiste y de la parte del hígado en la que se encuentra.

A veces, el tratamiento de un quiste hepático implica el cuidado de una afección relacionada que ha contribuido a su desarrollo. Por ejemplo, los médicos pueden recetar medicamentos para una afección subyacente y este tratamiento también puede ayudar a tratar el quiste. A veces, sin embargo, el tratamiento de los quistes hepáticos puede ser tan simple como hacer cambios en la dieta.

 

Anuncios

Mira estos Artículos

Subir