Inclusión en educación: Promoviendo la igualdad en las aulas

Anuncios

Desde el inicio en los Estados Unidos de la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA) en la década de 1970, ha habido mucho debate sobre cómo educar eficazmente a los niños con necesidades especiales. Algunos argumentan que los estudiantes de educación especial deben pasar sus días escolares en una sala de recursos especiales diseñada específicamente para ellos, mientras que otros argumentan que la mejor opción para los estudiantes con necesidades especiales es la inclusión, que coloca al estudiante en el aula de educación regular durante todo el día escolar. Los defensores de la inclusión argumentan que permite al estudiante socializar con el nivel de edad apropiado, reduce el estigma social y permite a los estudiantes de educación especial las mismas oportunidades educativas que los estudiantes de educación regular.

La mejor opción para los estudiantes de educación especial se describe en un Plan de educación individualizado (IEP).

La idea de la inclusión total (los estudiantes de educación especial que permanecen en el aula regular durante todo el día escolar) ha sido recibida con escepticismo por parte de muchas personas. Los críticos argumentan que la inclusión total le quita recursos valiosos al estudiante de educación especial, como salas de recursos y asistentes de educación especial como computadoras y otras adaptaciones. El aula de educación regular a menudo no estará equipada con esos valiosos recursos, lo que pone al estudiante de educación especial en desventaja. Además, los maestros de salón de clases regulares a menudo no están preparados o no están equipados para manejar las necesidades de muchos estudiantes de educación especial durante todo el día escolar. Al colocar a un estudiante en un entorno totalmente inclusivo, es posible que ese estudiante no tenga acceso a la facultad de educación especial mejor equipada para manejar sus necesidades.

Anuncios

Los que se oponen a la inclusión afirman que es posible que las aulas regulares no estén equipadas para atender las necesidades de los estudiantes de educación especial.

Los defensores de la inclusión argumentan que el estudiante de educación especial tiene derecho a pasar el día en el aula regular y no debería tener que “ganarse” la salida de un aula de educación especial. Una teoría alternativa llamada mainstreaming coloca al estudiante en el aula de educación general solo para ciertas materias, o para parte de la jornada escolar pero no para otras. Los defensores de la inclusión argumentan que la transversalización no va lo suficientemente lejos como para permitir a los estudiantes de educación especial la misma educación que los estudiantes de educación regular, y además argumentan que esta técnica aumenta el estigma social. La inclusión evitaría tal escenario, permitiendo al estudiante de educación especial una socialización normal y acceso a una educación igualitaria.

La inclusión coloca a los estudiantes discapacitados y con necesidades especiales en un salón de clases regular en lugar de un salón de recursos especiales.

Anuncios

El debate sobre cómo educar mejor a los estudiantes de educación especial todavía existe hoy. Tanto las técnicas de integración general como las de inclusión total se utilizan en las escuelas de los Estados Unidos, y cada método puede usarse de manera eficaz, siempre que cada estudiante de educación especial individual sea evaluado correctamente y evaluado regularmente. Las escuelas deben desarrollar un Plan de educación individualizado (IEP) para los estudiantes de educación especial, y el mejor método para incluir al estudiante en el aula general se discute en la reunión de planificación del IEP.

La integración se ha convertido en una práctica habitual en muchas escuelas.

 

Anuncios