¿Seguridad de combinar cortisona y alcohol? Descubre la respuesta aquí.

La cortisona es una hormona natural del cuerpo humano. En respuesta a ciertos factores ambientales como lesiones, enfermedades y exposición a alérgenos u otras tensiones, la glándula suprarrenal produce cortisona para reducir la inflamación y suprimir el sistema inmunológico . Como tratamiento médico, se recetan cortisona y medicamentos de cortisona sintética, conocidos como corticosteroides, para aliviar la inflamación dolorosa o para controlar las respuestas alérgicas. La combinación de cortisona y alcohol, como cerveza o vino, no suele dar lugar a interacciones graves o potencialmente mortales. Aunque técnicamente seguro, el uso de las dos sustancias juntas puede causar o empeorar algunos efectos secundarios no deseados.

La combinación de cortisona y alcohol puede provocar irritación del estómago.

Se sabe que tanto la cortisona como el alcohol causan irritación estomacal de forma independiente. Cuando ambas sustancias se introducen por vía oral, aumentan las posibilidades de irritación del estómago. Para los pacientes con problemas estomacales como úlceras , acidez estomacal frecuente o condiciones digestivas similares, el uso de estas sustancias al mismo tiempo puede empeorar la irritación potencial. Si bien no pone en peligro la vida ni es lo suficientemente grave como para buscar atención médica, el posible aumento del malestar estomacal es lo suficientemente desagradable como para evitar que la mayoría de los pacientes beban y tomen cortisona al mismo tiempo nuevamente.

Anuncios

Se sabe que la cortisona causa somnolencia y el alcohol puede amplificar este efecto secundario.

La cortisona inyectada no pasa a través del estómago y, por lo tanto, es posible que no presente el mismo riesgo de mayor irritación del estómago cuando se combina con alcohol. Sin embargo, otros efectos secundarios suelen presentar problemas que hacen que la mayoría de los profesionales médicos recomienden evitar el alcohol mientras toman cortisona o corticosteroides. Algunos pacientes, por ejemplo, experimentan un aumento del insomnio o la excitabilidad cuando toman cortisona o corticosteroides. Alternativamente, otros pacientes pueden sentirse somnolientos o somnolientos mientras toman algunas formas de cortisona. El alcohol puede intensificar esta somnolencia, haciendo peligrosa la operación de automóviles o equipo pesado.

La comodidad del paciente es la principal motivación para abstenerse de combinar cortisona y alcohol.

Anuncios

La deficiencia de potasio también es un área de preocupación tanto con la cortisona como con el alcohol, ya sea que se tomen juntos o por separado. Se sabe que el alcohol actúa como diurético, a menudo eliminando potasio y otros nutrientes del cuerpo, dejando desnutridos a los bebedores empedernidos. De manera similar, se sabe que la cortisona causa una caída en el potasio. La posibilidad de que se produzcan descensos peligrosos en los niveles de potasio es posible, aunque poco probable, cuando los pacientes consumen tanto cortisona como alcohol.

Las glándulas suprarrenales producen cortisona en respuesta a factores ambientales y diversos tipos de estrés.

En general, los profesionales de la salud desaconsejan consumir alcohol con cualquier medicamento, incluidos los esteroides como la cortisona. La seguridad no es necesariamente un problema en términos de cortisona y alcohol. Aparte del malestar estomacal y el empeoramiento de otros efectos secundarios, existen pocas interacciones con respecto al uso combinado de cortisona y alcohol. En cambio, la comodidad del paciente es la principal motivación para recomendar contra la combinación. En consecuencia, los profesionales de la salud prefieren que los pacientes se abstengan de beber mientras toman cualquier medicamento, para evitar posibles peligros y minimizar la incomodidad del paciente.

Anuncios

Pueden ocurrir problemas digestivos como resultado de la combinación de cortisona y alcohol.

 

Mira estos Artículos

Subir