Las estrategias de aprendizaje dependen del proceso de enseñanza y de cómo esta enseñanza es procesada por el alumno.

Los psicólogos educativos se preocupan profundamente por ambos aspectos y han desarrollado teorías para optimizarlos.

Objetivos

El principal objetivo de las estrategias de aprendizaje es permitir que los estudiantes se conviertan en aprendices más efectivos.

La exploración y la investigación en este campo nos han proporcionado diferentes maneras de lograr este objetivo.

Las tres estrategias de aprendizaje más famosas son:

Estrategias mnemotécnicas

Este tipo de estrategia de aprendizaje ayuda a los estudiantes a memorizar el contenido como hechos o términos específicos.

Por ejemplo, son útiles para recordar capitales, fechas importantes, vocabularios de un idioma, etc.

Cuando es necesario memorizar datos sin sentido, las técnicas mnemotécnicas nos proporcionan un medio para establecer algún grado de importancia.

La validez de estas técnicas ha sido ampliamente reconocida, por lo que se han utilizado durante mucho tiempo. El psicólogo Paivio explicó que estas técnicas funcionan debido a tres razones:

[su_animate type=”flash”]Que significa: Estrategia [/su_animate]

Codificación dual

Muchas de estas estrategias implican el uso de códigos no verbales (imágenes) junto con códigos verbales (palabras). Esto significa que el mismo contenido está codificado de dos maneras diferentes.

Según los principios conexionistas, esto facilitaría el acceso a la información.

Organización

Otra forma de aplicar este tipo de estrategia es crear un contexto coherente en el que encajar la información. Esto le permite tener la información relacionada, en lugar de fragmentada.

Por ejemplo, es más fácil recordar una lista de palabras si formamos una oración con ellas.

Asociación

La formación de relaciones intensas entre elementos también es una opción para el mejor aprendizaje. Las asociaciones ayudan, porque cuando uno ve uno de los elementos, el otro también viene rápidamente a la mente.

Ejemplo de estrategia mnemotécnica

Un ejemplo de una estrategia mnemotécnica es el método de palabras clave. Este método es muy útil cuando se trata de aprender vocabulario conflictivo en un idioma extranjero. Consiste en un enlace fonético e icónico, para una explicación detallada.

Estrategias Estructurales.

Las estrategias estructurales estimulan el aprendizaje activo al alentar a los estudiantes a seleccionar mentalmente los elementos relevantes de la información y relacionarlos entre sí en una estructura.

En este método encontramos las técnicas de elaboración de mapas conceptuales, diagramas de flujo o esquemas.

Obviamente, no es suficiente que el profesor le diga al alumno que debe hacer esquemas y resúmenes. Estas herramientas sólo serán útiles si el estudiante sabe cómo usarlas.

Por lo tanto, es interesante y productivo que los maestros también enseñen a los estudiantes sobre el desarrollo de estas herramientas.

El aspecto más difícil de esta técnica es enseñar a identificar los aspectos más relevantes o significativos de un texto o una exposición.

El efecto que estas técnicas tienen sobre el aprendizaje aparece rápidamente. Cuando organizamos el material en pequeñas ideas estrechamente relacionadas entre sí, es más fácil acceder a él.

Y también, al crear fuertes asociaciones entre estas ideas, será más fácil acceder al resto de la información en nuestra memoria.

La investigación muestra que los estudiantes que utilizan estas técnicas aumentan considerablemente su rendimiento.

Además, ayudan a formalizar una comprensión auténtica del contenido, en lugar de un aprendizaje superficial y memorizado. Por eso es interesante incluir estas estrategias de aprendizaje en clase.

Estrategias Generativas.

Con estrategias anteriores, vimos formas de ayudar a los estudiantes a recordar hechos específicos y organizarlos en estructuras.

Es decir, son técnicas para tratar con nueva información que se debe aprender. Pero otro aspecto importante del aprendizaje es la integración de nuevos contenidos con conocimientos previos.

Y aquí es donde entran las estrategias generativas.

Actividades Matemagenicas

E. Z. Rothkopf llamó a las actividades en las que el estudiante produce conocimiento como “actividades matemagénicas“.

Algunos ejemplos de estas actividades son: anotar, subrayar, crear y responder preguntas, o repetir en voz alta. Este tipo de actividad ayuda a una comprensión profunda gracias al hecho de que obliga a los estudiantes a integrar el conocimiento.

Muchos psicólogos entienden el aprendizaje activo como la creación por parte del alumno de las relaciones entre ideas.

Por esta razón, las estrategias generativas son una gran herramienta para lograr este tipo de aprendizaje en los estudiantes.

Enseñar a los estudiantes cómo tomar notas o cómo hacer preguntas facilita enormemente la comprensión profunda y la integración de los conocimientos adquiridos.

Como podemos ver, a lo largo de este artículo hemos visto y explorado diferentes estrategias de aprendizaje con gran potencial y utilidad en clase.

La investigación científica en educación y educación nos ayuda a obtener este aprendizaje activo y profundo que perseguimos en los estudiantes. Sería un gran error no seguir las pautas y la evidencia que nos brinda la psicología educativa.