Puede pensar que la creación de Johannes Gutenberg de tipos móviles de metal a mediados del siglo XV, que facilitó la reproducción rápida y de calidad del texto, marcó un avance tecnológico. Pero esa no es toda la historia. Mucho antes de que Gutenberg se convirtiera en el primer europeo en utilizar tipos móviles, la técnica de impresión se estaba utilizando en China y Corea.

El libro más antiguo que se conserva impreso con tipos de metal móviles es el ‘Jikji’, un texto budista impreso en Corea en 1377.

Los chinos usaban tipos móviles para imprimir moneda y documentos gubernamentales siglos antes, y se utilizaron en Corea para crear el Jikji , el libro existente más antiguo del mundo impreso con tipos de metal móviles, durante la dinastía Goryeo a finales del siglo XIV. Esta antología de las enseñanzas Zen de los sacerdotes budistas se imprimió en 1377, 78 años antes de la Biblia de Gutenberg (Biblia de 42 líneas).

Imprimir una página de historia:

La técnica de impresión con elementos de fundición de bronce era similar a la de Gutenberg. En Corea, este método se utilizó originalmente para acuñar monedas.

La mayor parte del Jikji se ha perdido en la historia y solo ha sobrevivido el último volumen. Ahora se encuentra en la Biblioteca Nacional de Francia, aunque puede ver una copia digitalizada en línea.

La última página del Jikji , que originalmente totalizaba 307 capítulos, indica que fue impresa con tipo de metal en el templo Heungdeok en Cheongju.