Historia de la Influenza: Evolución de las Epidemias

Anuncios

Los ataúdes se alineaban en las calles como montañas de madera. Los hombres empujaban carros en busca de cadáveres mientras las familias decoraban las puertas con crepé de luto: blanco para un niño, negro para los de mediana edad y gris para los ancianos.

Nadie estaba a salvo.

La gente del campo, los habitantes de las ciudades, los soldados y, lo que es más sorprendente, los que se encuentran en la flor de la vida se convirtieron en el blanco de la devastadora epidemia mundial de gripe en 1918.

Anuncios

Cada 30 a 40 años surge un virus de la gripe agresivo, uno que ha cambiado lo suficiente como para que las defensas naturales de las personas se encuentren completamente desprevenidas.

En 1918, la gripe y los acontecimientos mundiales chocaron. El resultado: una propagación rápida y catastrófica de una forma mortal de la enfermedad. La Primera Guerra Mundial ocupó los países más poderosos del planeta en ese momento.

En la primavera de 1918, cuando la noticia de la guerra se esparció por los periódicos del mundo, un soldado de Fort Riley en Kansas informó al hospital del campamento quejándose de dolores, dolores y fiebre, síntomas comunes de la “gripe de tres días”. Al final de la semana, 500 miembros del ejército habían contraído la enfermedad y 48 hombres, todos en forma, jóvenes y sanos, habían muerto.

Anuncios

Sin embargo, pocos se dieron cuenta, ya que las noticias de niños jóvenes que murieron en trincheras extranjeras a causa de balas y bombas tuvieron prioridad. En cualquier caso, a finales del verano la extraña gripe parecía haber desaparecido. El brote de primavera, sin embargo, fue solo el comienzo.