Uso de Almohadas: Beneficios y Razones para su Utilización

Anuncios

Una de las principales razones por las que usamos almohadas tiene que ver con la complicada relación entre la cabeza, el cuello y la columna vertebral. Cuando una persona camina erguida durante el día, la cabeza y el cuello se mantienen alineados verticalmente sobre la columna mediante una compleja disposición de músculos y tendones. Sin embargo, durante el sueño, muchos de estos músculos se relajan, lo que hace que la cabeza caiga hacia atrás o hacia adelante. Esto coloca una tensión adicional en los músculos del cuello y las vértebras, lo que a su vez provoca rigidez en los músculos de la espalda y la columna.

Las almohadas brindan apoyo durante el sueño.

La solución a esta dolorosa situación es elevar la cabeza y el cuello hasta que vuelvan a estar alineados con la columna, independientemente de la posición para dormir. La forma más fácil de lograr esta alineación con apoyo es usar una almohada para lograr el ángulo adecuado. Cuando la cabeza, el cuello y la columna están alineados nuevamente, la persona debería poder respirar más fácilmente y tener una mejor circulación.

Anuncios

Una cama con almohadas.

Hay varias formas diferentes de almohadas de apoyo, todas diseñadas para abordar diferentes problemas de alineación. La mayoría de las personas que duermen utilizan una almohada ortopédica durante la noche para mantener la cabeza, la columna vertebral y las rodillas apoyadas en una posición cómoda para dormir. Algunas personas usan almohadas entre las rodillas o los muslos para brindar apoyo a la zona lumbar y las caderas. Una almohada lumbar también puede llenar el espacio entre la espalda baja y una silla o colchón.

Usar las almohadas adecuadas ayuda a mantener la columna alineada.

Anuncios

Una almohada especial para el cuello o el cuello uterino también puede brindar apoyo adicional mientras descansa en posición vertical. La almohada cervical se envuelve alrededor del cuello de la persona para empujar la cabeza ligeramente hacia adelante. Algunos usuarios encuentran que una almohada cervical de tamaño inadecuado puede hacer que la cabeza del usuario caiga demasiado hacia adelante, afectando la respiración y creando más tensión en la parte posterior del cuello o la parte superior de la espalda.

Las almohadas para el cuello pueden brindar apoyo mientras está sentado en posición vertical.

Históricamente, las primeras almohadas de tela fueron disfrutadas casi exclusivamente por familias reales y otros ciudadanos ricos. Es posible que los ciudadanos y campesinos de clase baja hayan confeccionado almohadas rudimentarias con paja, pero lo más probable es que usaran sus propios brazos para brindar apoyo mientras dormían. El uso generalizado de almohadas no fue posible hasta que la Revolución Industrial convirtió la producción mayorista de telas en una realidad asequible.

Anuncios

Un cojín con borlas.

Sin embargo, algunas culturas antiguas no usaban almohadas hechas con telas suaves y relleno. Las almohadas a menudo se tallaban en bloques duros de piedra o madera, que mantenían alineadas la cabeza y la columna vertebral del durmiente, pero no podían reclamar la comodidad como una de sus ventajas. Afortunadamente, las almohadas modernas están disponibles rellenas de plumas, goma espuma, espuma viscoelástica terapéutica o cascos de trigo sarraceno . El truco consiste en encontrar la cantidad adecuada de almohadas para lograr una alineación ideal para una noche de sueño confortable.

Una pequeña almohada detrás de la espalda brinda apoyo cuando está sentado durante largos períodos.

Anuncios

Las almohadas de cama estándar miden aproximadamente 20 pulgadas por 26 pulgadas.

La cantidad de almohadas necesarias para una buena noche de sueño varía de una persona a otra.

 

Anuncios