ADTV, o Promedio de volumen diario de operaciones , es una métrica que se utiliza para identificar cuál es el volumen de operaciones que un determinado activo genera por día, en promedio, en el mercado. En otras palabras, representa el promedio de operaciones (compra y venta) por día, durante un período determinado.

Para los inversores, esta métrica puede ser un criterio relevante a la hora de tomar decisiones. Tanto la ADTV alta como la baja pueden ser positivas, dependiendo de la estrategia de inversión adoptada.

Por un lado, un activo con alta ADTV es, en principio, más fácil de comprar y vender, lo que puede resultar interesante para inversores que prioricen la liquidez. Por otro lado, un activo con bajo ADTV puede tener mayor volatilidad de precios, reflejando la desigualdad entre oferta y demanda (si quieres vender y nadie quiere comprar, el precio baja; si quieres comprar y nadie quiere vender, el precio sube).

Interpretación de ADTV

Una de las formas más sencillas de interpretar ADTV es comparar dos activos. De esta forma, es posible identificar cuál está recibiendo más interés del mercado (un ADTV más alto es señal de más interés), cuál tiene mayor liquidez, cuál está más sujeto a la volatilidad de precios.

Otra forma de utilizar ADTV es como indicador del nivel de seguridad de la posición del inversor en un determinado activo.

Puede considerarse seguro mantener una posición hasta un 5% más baja que el volumen negociado en el día; esto significa que no será difícil vender el activo en ningún momento.

Por otro lado, una posición 5% o más por encima del volumen negociado durante el día es arriesgada, ya que será difícil venderla por completo si es necesario.

Limitaciones en ADTV

Si bien ADTV es una métrica interesante y relevante, tiene todas las limitaciones de un cálculo promedio.

En otras palabras, no refleja la realidad del volumen de negociación de un activo en un día determinado. Y, cuanto mayor es la fluctuación en el volumen de negociación que experimenta un activo a lo largo del tiempo, menos confiable es su ADTV, porque el promedio no puede representar esta fluctuación.

Desafortunadamente, el seguimiento del volumen de operaciones diario real de todos los activos no es muy práctico. Sin embargo, se recomienda hacer esto al menos con aquellos que son esenciales para su estrategia de inversión.

Otro punto para recordar es que ADTV no es permanente; se calcula en base a períodos. Así, el ADTV de una acción en enero de 2018 puede ser totalmente diferente al ADTV de esa misma acción en febrero de 2018.

Es por eso que el inversor no debe simplemente usar ADTV en un momento aleatorio, sino seguir su variación a lo largo del tiempo, notando si hay una tendencia creciente o decreciente en el volumen promedio diario de negociación del activo.

Por último, el inversor tampoco debe olvidar que ADTV es un número difícil. Puede darte señales de lo que está sucediendo, pero no explica por qué.

Por ejemplo, si el ADTV de una acción es bajo, sabrá que se están realizando pocas operaciones; sin embargo, esta información no nos permite afirmar si el motivo es la baja demanda o la baja oferta, ni la raíz del desinterés por comprar o vender.

Entonces, ADTV es un indicador relevante, pero solo debe servir como punto de partida para que los inversionistas o profesionales del mercado financiero busquen más información y comprendan la situación de una manera más integral.