La alcoorexia es un tipo de trastorno alimentario que consiste en sustituir los alimentos por alcohol. El término alcoorexia también se conoce como drunkolexia (druko significa borracho en inglés). En general, este trastorno está relacionado con el deseo de adelgazar.

De esta forma, las personas que padecen este trastorno creen que las calorías de los alimentos pueden ser reemplazadas por calorías del alcohol. Con este comportamiento consiguen una reducción de peso, pero las consecuencias son perjudiciales para la salud.

Bulimia, anorexia y alcoorexia.

La bulimia y la anorexia son trastornos alimentarios conocidos, pero en los últimos años el abuso del alcohol también está en esta lista. Según los estudios realizados, los casos de abuso de alcohol son mayoritarios entre la población femenina, ya que las mujeres están más preocupadas por el peso y la apariencia física.

Cabe destacar que socialmente existen dos ideales establecidos: estar delgado y el alcohol ser parte de una vida social normalizada. Estas dos consideraciones favorecen el fenómeno reciente del consumo de alcohol.

En la práctica, las personas que padecen este trastorno reducen drásticamente su dieta para consumir una mayor cantidad de alcohol.

Los expertos en alcoholismo dicen que hay una serie de comportamientos que sirven como señales de advertencia: saltarse la comida, no sentarse a la mesa, ir al baño con frecuencia después de comer, vomitar con frecuencia o decir que comió cuando no, eso no es cierto.

Consecuencias para la salud del abuso del alcohol

Básicamente existen dos tipos de consecuencias, unas a corto plazo y otras a largo plazo. La ingesta de grandes cantidades de alcohol sin ingerir alimentos provoca problemas de movilidad, riesgo de accidente que puede llevar a un estado de coma etílico y, en algunos casos, a la muerte. A largo plazo, este trastorno puede causar problemas hepáticos como cirrosis, una pérdida de peso significativa y una fuerte adicción al alcohol.

Para tratar este trastorno se recomienda combinar un tratamiento psiquiátrico con reglas de nutrición adecuadas y, en paralelo, que la familia y el entorno personal de cada paciente puedan ser parte de la curación de la persona afectada por esta patología.

Como en la mayoría de los casos de trastornos, lo más importante es la prevención y para ello es conveniente que los padres supervisen el estilo de vida de sus hijos.

Te Sugerimos..