La gestión de activos y pasivos (ALM) es una técnica de gestión de riesgos que tiene como objetivo evitar desajustes entre activos y pasivos.

El propósito de esta práctica es garantizar la rentabilidad de los inversores en diferentes escenarios y permitirles tomar decisiones más asertivas, lo que garantiza una mayor probabilidad de éxito.

¿Qué son activos y pasivos?

Para entender ALM, es necesario definir qué son activos y pasivos:

Activos: son los derechos y activos que una empresa tiene en efectivo, como productos en stock y cuentas por cobrar comerciales. Es decir, estas son las inversiones que hay que hacer ahora para que la empresa genere beneficios en los próximos meses.

Pasivos: Corresponden a las deudas de la empresa como cuentas por pagar y préstamos. Es decir, son los montos que debe pagar la empresa para seguir operando.

¿Dónde usar ALM?

ALM se utiliza principalmente para administrar los fondos de pensiones y las inversiones financieras de los bancos y otras instituciones:

Fondos de la pensión

Los fondos de pensiones son organismos cerrados de pensiones complementarias. Son creadas por empresas, entidades de clase, asociaciones y cooperativas sin ánimo de lucro con el objetivo de gestionar los recursos destinados a la jubilación complementaria de los empleados que laboran en estas entidades.

Como ejemplo de fondos de pensiones, podemos mencionar Refer a Previ, un plan de pensiones para los empleados del Banco do Brasil. Estas entidades tienen como pasivo las pensiones que deben recibir los empleados en los próximos años.

Para que se pague la pensión, estas instituciones deben invertir el dinero de los empleados en fondos de inversión que garanticen la mayor rentabilidad posible, es decir, que maximicen el patrimonio de los empleados. Por supuesto, los administradores deben respetar la política y las restricciones financieras del fondo.

Por lo tanto, ALM garantizará que las pensiones y pensiones se paguen a todos los empleados jubilados y garantizará el flujo de caja futuro del fondo de pensiones.

Instituciones financieras

Las instituciones financieras utilizan ALM para garantizar la mayor rentabilidad posible. Los bancos y otras empresas del sector tienen la financiación como pasivo, lo que invertido en fondos de inversión asegura una buena rentabilidad.

En este caso, los indexadores se utilizan para analizar cuál será el retorno y la rentabilidad. El resultado permitirá predecir el retorno de la cartera de inversiones y los riesgos que corre la entidad financiera a la hora de elegir un determinado producto.

Así, será posible reducir o incrementar la exposición en un índice dado mediante técnicas que garanticen la inmunización de la cartera.

¿Cómo integrar la gestión de activos y pasivos?

Para integrar la gestión de activos y pasivos es necesario tener en cuenta el objetivo y las hipótesis:

Metas

Define los motivos de las inversiones. Un fondo de pensiones, por ejemplo, tiene como objetivo garantizar la jubilación de los empleados de una determinada empresa. Las instituciones financieras, en cambio, trabajan para obtener la mayor rentabilidad posible de su portafolio de inversiones.

Hipótesis

Las hipótesis son variables financieras que buscan reducir las incertidumbres de una inversión. Consideran, por ejemplo, el valor de las acciones, el índice bursátil y los índices de cada inversión.

En este caso, ALM permite analizar la rentabilidad de los activos y pasivos a través de elaborados modelos matemáticos, que determinan el patrón de fluctuaciones en el mercado financiero y la rentabilidad esperada de la cartera en un período determinado.

Este análisis varía según la empresa. En caso de que el riesgo sea excesivo, se pueden utilizar técnicas de cobertura e inmunización de cartera para garantizar el resultado esperado por las instituciones financieras.