En circunstancias normales, todos los seres humanos buscan la felicidad. Una de las posibles formas de lograr este objetivo es obtener placer de alguna manera. Entonces, cuando una persona se siente bien consigo misma o realiza una acción agradable, significa que disfruta de ella.

Sin embargo, hay personas con discapacidad en lo que respecta al placer. Estas personas padecen anhedonia. Por regla general, quienes padecen este trastorno se encuentran en un estado de insatisfacción permanente, ya que las cosas agradables o circunstancias de la vida no les resultan estimulantes.

Algunos de sus síntomas característicos son los siguientes: desinterés por las actividades de la vida diaria, insomnio, poca energía , pensamientos destructivos, aislamiento social y pérdida del apetito sexual. Se puede decir que las personas anecdóticas viven como si estuvieran bajo anestesia.
Lo contrario de esta actitud vital es obviamente el hedonismo. La persona hedonista es aquella que sabe disfrutar plenamente de la vida.

El término proviene del griego y está formado por el prefijo an, que significa ausencia de algo, y hedoné, que significa más precisamente placer o satisfacción.

Causas, factores de riesgo y tratamiento

No existe un síndrome específico en relación con esta actitud vital. Los psicólogos creen que es un síntoma que expresa algún tipo de trastorno emocional. En este sentido, puede ser un claro indicador de depresión o esquizofrenia.
Cuando los alcohólicos o drogadictos padecen síndrome de abstinencia, también pueden expresar esta reacción anímica. La incapacidad para poder disfrutar en determinadas ocasiones está relacionada con situaciones de estrés o ansiedad.

De todos modos, la anhedonia está directamente relacionada con la bioquímica del cerebro (el cerebro se siente bloqueado en ausencia de dopamina, el químico responsable de las sensaciones y emociones asociadas con el placer).

Las circunstancias personales pueden influir en la incapacidad de experimentar placer.

Entre los factores de riesgo más comunes destacan: mala alimentación , una enfermedad o discapacidad que deteriore la calidad de vida , un evento traumático o una actividad laboral con estrés permanente.
Antes de realizar un tratamiento es necesario determinar el origen de la anhedonia. Por lo general, los tratamientos se basan en una combinación de terapia psicológica y medicamentos para restaurar los niveles de dopamina en el cerebro.

Como en otras circunstancias adversas, el anecdótico debe intentar recuperar la ilusión de vivir.