Significado y Definición de Apraxia

La apraxia es una afección neurológica poco conocida. Las personas que lo tienen encuentran difícil o imposible hacer ciertos movimientos motores, a pesar de que sus músculos son normales. Las formas más leves de se conocen como dispraxia.

Puede ocurrir en varias formas diferentes. Una forma es la orofacial. Las personas con orofacial no pueden realizar voluntariamente ciertos movimientos que involucran los músculos faciales. Por ejemplo, es posible que no puedan lamerse los labios o guiñar un ojo. Otra forma afecta la capacidad de una persona para mover brazos y piernas intencionalmente.

Con la apraxia del habla, a una persona le resulta difícil o imposible mover la boca y la lengua para hablar. Esto sucede, a pesar de que la persona tiene el deseo de hablar y los músculos de la boca y la lengua son físicamente capaces de formar palabras.

¿Existen diferentes tipos de apraxia del habla?

Hay dos formas de apraxia del habla: la  adquirida y la del habla infantil. La adquirida puede ocurrir en personas de todas las edades. Por lo general, sin embargo, se encuentra en adultos. Esta condición hace que las personas pierdan las habilidades de habla que alguna vez poseyeron.

La apraxia infantil del habla es un trastorno del habla motora. Esta condición está presente desde el nacimiento y afecta la capacidad del niño para formar sonidos y palabras. Los niños con a menudo tienen capacidades mucho mayores para comprender el habla que para expresarse con palabras habladas.

La mayoría de los niños con apraxia del habla infantil experimentarán una mejoría significativa, si no una recuperación completa, con el tratamiento correcto.

Diferencia entre la apraxia del habla y la afasia

La apraxia a veces se confunde con la afasia , otro trastorno de la comunicación. Esa confusión puede complicarse por el hecho de que las dos condiciones pueden ocurrir juntas.

Las personas con apraxia y afasia pueden tener dificultades para expresarse con palabras. Sin embargo, hay diferencias claras entre los dos. Afasia describe un problema en la capacidad de una persona para comprender o usar palabras en sí mismas. Esto puede dificultar que alguien con la condición de hablar, leer o escribir. Pero la apraxia no describe un problema con la comprensión del lenguaje.

La apraxia se refiere a la dificultad que alguien tiene para iniciar y realizar los movimientos necesarios para hablar. Esta dificultad surge a pesar del hecho de que no hay debilidad en los músculos necesarios.

Síntomas

Hay una variedad de síntomas relacionados con el habla que pueden asociarse con la apraxia, que incluyen:

  • Dificultad para unir las sílabas en el orden apropiado para formar palabras, o incapacidad para hacerlo
  • Balbuceo mínimo durante la infancia
  • Dificultad para decir palabras largas o complejas.
  • Intentos repetidos de pronunciar palabras
  • Inconsistencias del habla, como poder decir un sonido o una palabra correctamente en ciertos momentos pero no en otros
  • Inflexiones o tensiones incorrectas en ciertos sonidos o palabras
  • Uso excesivo de formas no verbales de comunicación.
  • Distorsionar los sonidos de las vocales.
  • Omitir consonantes al principio y al final de las palabras.
  • Pareciendo tantear o luchar para hacer palabras

La apraxia del habla infantil rara vez ocurre sola. A menudo se acompaña de otro lenguaje o déficits cognitivos, que pueden causar:

  • Vocabulario limitado
  • Problemas gramaticales
  • Problemas de coordinación y motricidad fina.
  • Dificultades para masticar y tragar
  • Torpeza

¿Qué causa la apraxia del habla?

La apraxia adquirida resulta del daño cerebral en aquellas áreas del cerebro que controlan la capacidad de hablar. Las condiciones que pueden producir apraxia adquirida incluyen traumatismo craneal , accidente cerebrovascular o un tumor cerebral .

Los expertos aún no entienden qué causa la apraxia del habla infantil. Algunos científicos creen que es el resultado de problemas de señalización entre el cerebro y los músculos utilizados para hablar.

La investigación en curso se centra en si se pueden identificar las anomalías cerebrales que causan la apraxia del habla. Otra investigación está buscando causas genéticas de la apraxia. Algunos estudios están tratando de determinar exactamente qué partes del cerebro están vinculadas a la afección.

Diagnóstico

No hay una sola prueba o procedimiento que se utilice para diagnosticar la apraxia del habla infantil. El diagnóstico se complica por el hecho de que los patólogos del habla y el lenguaje tienen opiniones diferentes sobre qué síntomas indican la afección.

Sin embargo, la mayoría de los expertos buscan la presencia de múltiples síntomas comunes de apraxia. Pueden evaluar la capacidad del paciente para repetir una palabra varias veces. O pueden evaluar si una persona puede recitar una lista de palabras que son cada vez más difíciles, como “jugar, jugar, jugar”.

Un patólogo del habla y el lenguaje puede interactuar con un niño para evaluar qué sonidos, sílabas y palabras puede hacer y comprender el niño. El patólogo también examinará la boca , la lengua y la cara del niño en busca de problemas estructurales que puedan estar causando síntomas de apraxia.

Al diagnosticar la apraxia, los expertos pueden buscar la presencia de otros síntomas. Por ejemplo, pueden buscar debilidad o dificultades con la comprensión del lenguaje. Ambos son indicativos de otras condiciones y su presencia ayudaría a descartar la apraxia. Para las personas con posible apraxia adquirida, una resonancia magnética del cerebro puede ser útil para determinar el alcance y la ubicación de cualquier daño cerebral.

Por lo general, no se puede hacer un diagnóstico de apraxia del habla infantil antes del segundo cumpleaños de un niño. Antes de este tiempo, la mayoría de los niños no pueden entender o realizar las tareas necesarias para determinar la presencia de apraxia.

Tratamientos

En algunos casos de apraxia adquirida, la condición se resuelve espontáneamente. Este no es el caso de la apraxia del habla infantil, que no desaparece sin tratamiento.

Existen varios enfoques de tratamiento utilizados para la apraxia. Cuán efectivos son pueden variar de persona a persona. Para obtener los mejores resultados, el tratamiento de la apraxia debe desarrollarse para satisfacer las necesidades de un individuo determinado.

La mayoría de los niños con apraxia del habla se benefician de reunirse uno a uno con un patólogo del habla y el lenguaje de tres a cinco veces por semana. También pueden necesitar trabajar con sus padres o tutores para practicar las habilidades que están desarrollando.

La terapia para la apraxia del habla infantil tiene como objetivo mejorar la coordinación del habla. Los ejercicios pueden incluir:

  • Practicar repetidamente la formación y pronunciación de sonidos y palabras.
  • Practicando encadenar sonidos para pronunciar
  • Trabajando con ritmos o melodías
  • Usar enfoques multisensoriales, como mirar en un espejo mientras intenta formar palabras o tocar la cara mientras habla

Muchos terapeutas creen que el lenguaje de señas es beneficioso para los niños que tienen dificultades para ser entendidos. A menudo recomiendan que los niños intenten decir las palabras que están firmando para practicar haciendo los movimientos necesarios con la boca.

Las personas con casos más extremos de apraxia adquirida también pueden beneficiarse del lenguaje de señas. O pueden usar dispositivos electrónicos de asistencia, incluidas computadoras que pueden usarse para producir palabras y oraciones.

Se han realizado muy pocos estudios para determinar la efectividad relativa de varios enfoques de tratamiento para la apraxia del habla infantil. Esto puede deberse, en parte, al debate en curso entre los expertos sobre qué síntomas y características merecen un diagnóstico de apraxia.

que es apraxia