Significado de Atención

La atención es un fenómeno necesario para aprender, durante el cual la inteligencia elige y destaca ciertas fenómenos  y produce una conexión entre ellas. El ser humano es bombardeado por estímulos todo el tiempo, originándose desde los más variados orígenes.

Pero el hombre sólo puede responder una parte de ellos, porque sería imposible reaccionar a su totalidad. Es un mecanismo de gran importancia en algunos campos específicos, como la pedagogía. En las universidades, el alumno está obligado a centrar su mente en las materias impartidas por los profesores; Para eso tienes que borrar otras imágenes, sonido o cualquier otro incentivo.

Sin embargo, la atención no se trata solo de centrarse en un solo estímulo cuando se dice que está concentrado. El sujeto también puede desglosarlo, donde elige y activa varios incentivos externos al mismo tiempo, como cuando navega por la computadora y contesta simultáneamente el teléfono celular.

Para estar atento a algo, uno debe obedecer tres requisitos principales.

A nivel fisiológico, está sujeta al buen estado del sistema neurológico y al contexto en el que la persona está inmersa. En la esfera motivacional, todo se desarrolla a medida que el estímulo se manifiesta y atrae al individuo.

En el campo de la concentración, el fenómeno está sujeto al nivel de atractivo y rendimiento de estímulo, y puede conducir a un enfoque más perfecto en el origen de esta incitación. De hecho, este origen puede ser visual, sonoro y sinestésico.

Vale la pena señalar que la atención siempre está conectada al grado de conciencia del sujeto. Por esta razón, no se debe creer que sea una práctica mental independiente.

En el caso de una persona, por ejemplo, con alteración de su esfera consciente, generalmente presenta cambios en su grado de atención y manifiesta una amplificación de la atención pasiva, demostrando ser hipervigilante.

Sin embargo, cuando el sujeto está entumecido, se lo considera hipervigilante, como cuando alguien está deprimido.

Importancia

Para tener una idea de la importancia de la atención, uno solo tiene que imaginar qué haría cualquier psique sin su expresión; resultaría ser un sueño inexacto, extendido y constante. Al centrar la atención en algo, el individuo selecciona un tema en su conciencia y lo resalta, preservando su realce severo sin verse afectado por las esferas fuera de su nivel mental consciente. Además de este cuidado, tiene el poder de cambiar sus elecciones temáticas a voluntad.

Tipos de Atención

Existen varios tipos de atención, según las habilidades e intereses de cada individuo, y pueden aplicarse en las situaciones más diversas. Es importante decir que una persona puede tener más de uno de ellos.

Selectiva

Aquellos con atención selectiva pueden elegir el enfoque de la mente. Estas son personas que pueden mantener su concentración en lugares ruidosos, por ejemplo. Aquellos con una atención tan bien desarrollada no se distraen al determinar hacia dónde se dirigirá su mente, por lo que no les molestan los ruidos y otros factores que pueden distraerlo.

Alternada

Las personas con atención alterna tienen la capacidad de alternar el enfoque de la mente. Tenga en cuenta que estoy hablando de cambiar y no perder el foco. Facilita la ejecución de tareas que requieren más de un nivel de comprensión.

La atención alterna le permite concentrarse en una actividad sin perder su enfoque anterior, a diferencia de la distracción que lo saca de foco y lo transporta a cualquier cosa fuera de esa actividad.

Este es un tipo de atención que a menudo lo llevará por un camino para resolver un problema encontrado en la actividad anterior.

Sostenida

Este es el tipo ideal de atención para aquellos que necesitan mantenerse enfocados durante mucho tiempo, ya que es la capacidad de mantenerse enfocado durante mucho tiempo en una actividad ininterrumpida y constante. Las personas con atención sostenida pueden, por ejemplo, permanecer atentas en las conferencias sin caer, por ejemplo, en la tentación de revisar los mensajes entrantes en sus teléfonos celulares.

Concentrada

A diferencia de la atención selectiva, aquellos con atención concentrada vigilan lo que hacen. El individuo dirige la atención al artículo que lee o al texto que escribe, por ejemplo, porque eso es lo que está haciendo en ese momento.

Cuando se trata de selectiva, quien realiza la actividad elige dónde enfocar su concentración, es decir, la concentración en un tema está bajo el control de la persona.