Significado de Biología de la Conservación

La biología de la conservación es una disciplina cuyo objetivo principal es mantener la diversidad biológica en todos los niveles, desde los genes hasta los ecosistemas.

Ha surgido en respuesta a la crisis de biodiversidad que el planeta está experimentando actualmente,

Aunque sus raíces son mucho más antiguas, el surgimiento de la biología de la conservación como disciplina ocurrió en 1978, cuando el término se usó como título de una conferencia en San Diego, California, la Primera Conferencia Internacional sobre Biología de la Conservación.

Interdisciplinariedad

A pesar de su nombre, la biología de la conservación no se limita solo a la biología básica (por ejemplo, zoología, botánica, ecología, genética).

También se integra con otras disciplinas que buscan estudiar la naturaleza (por ejemplo, química, física, geografía, geología) , que se ocupan del entorno social en el que practicamos la conservación (por ejemplo, sociología, filosofía, economía), que configuran las formas de implementar la conservación (por ejemplo, educación, derecho), así como las ciencias aplicadas (por ejemplo, silvicultura, piscicultura , agricultura).

Principios de la Biología de Conservación

La biología de la conservación se guía por tres principios básicos:

  • El papel evolutivo: la evolución es el axioma básico que unifica toda biología;
  • El teatro ecológico: el mundo ecológico es dinámico y en gran medida desequilibrado;
  • Los humanos son parte: la presencia humana debe incluirse en la planificación de la conservación.

Además, se basa en algunos supuestos básicos que se resumen a continuación:

  • Todas las especies tienen derecho a existir independientemente de su abundancia o importancia para la humanidad;
  • Todas las especies son interdependientes e interactúan de forma compleja en la naturaleza, de modo que la pérdida de una especie influye en las demás;
  • Los humanos viven dentro de las mismas limitaciones ecológicas que otras especies y deben minimizar el daño al medio ambiente ya que afectan no solo a otras especies sino también a ellos mismos;
  • Las personas deben usar los recursos para no agotarlos, ya que tienen una responsabilidad con las generaciones futuras;
  • El respeto por la diversidad humana es compatible con el respeto por la diversidad biológica;
  • La naturaleza tiene valores estéticos y espirituales que trascienden su valor económico;
  • La diversidad biológica es esencial para determinar el origen de la vida.

Aplicaciones

Gracias al conocimiento adquirido en las áreas más diversas, hoy los biólogos conservacionistas pueden comprender cuáles son las necesidades ecológicas de una especie o cuáles son sus principales amenazas para establecer formas más efectivas de protegerla.

También pueden comprender cómo la estructura del paisaje puede influir en la dinámica de las poblaciones y su riesgo de extinción y aplicar este conocimiento para establecer áreas de protección.

Aún así, tienen herramientas que permiten predecir el efecto del cambio climático en las especies y los ecosistemas y, por lo tanto, establecer objetivos para la conservación, entre muchas otras aplicaciones.