El microestampado de balas, más correctamente llamado microestampado de cartuchos, es una tecnología que incorpora información sobre un arma en cada bala que dispara. La idea es que los investigadores en las escenas del crimen podrían usar los casquillos de bala estampados para rastrear al propietario del arma, lo que podría reducir la cantidad de tiempo necesario para rastrear a un sospechoso. Se han propuesto leyes de microestampado en varios estados, generalmente específicamente para armas de mano, y se han encontrado con una oposición considerable de la comunidad de derechos de armas, por una variedad de razones.

El microestampado de bala se refiere a la información de la pistola incrustada ubicada en cada bala disparada.

Para que el microestampado de bala funcione, un arma debe estar equipada con un percutor especial que ha sido grabado con un número de serie único. Cuando se dispara el arma, el percutor golpea la carcasa de la bala, marcándola con el número de serie. Si bien el micro sello es generalmente demasiado pequeño para leerlo a simple vista, se puede identificar en un microscopio, lo que permite a los investigadores hacer una referencia cruzada del número de serie con una base de datos de armas registradas.

El microestampado de bala proporciona información sobre el arma desde la que se disparó una bala.

Hay varios problemas con el microestampado de bala. En primer lugar, si un delincuente recoge sus casquillos de bala, el micro sello no será recuperable. Por esta razón, algunas personas argumentan que el microestampado sería más efectivo si marcara la bala real, no la carcasa. Microstamping tampoco aborda el tema de las armas robadas y no registradas, y una gran cantidad de delitos con armas de fuego se cometen con tales armas. Los propietarios de armas también podrían reemplazar el percutor o archivar el microestampado para evitar el microestampado cuando se dispara la pistola.

Los defensores del microestampado creen que la práctica puede ayudar a llevar a la captura de delincuentes.

Los percutores se desgastan con el tiempo, por lo que los microestampados también cambiarán a medida que se desgasten. Además, el amplio rango de dureza entre imprimaciones y entre cartuchos significa que los microstamps diferirán según la marca de munición utilizada, ya sea que los estuches estén hechos de latón, latón niquelado o acero lacado. Y la presión de una carga determinada dará como resultado variaciones en los micro sellos. Un cartucho especial .38 con una presión máxima de 17,000 PSI producirá un sello diferente que un cartucho .357 Magnum a 35,000 PSI cuando se dispara desde el mismo .357 Magnum.

Los defensores del microestampado de balas creen que incluso con todos los argumentos en contra, aún podría ser de gran ayuda para los investigadores forenses. Todo ayuda cuando se investiga un delito grave, por lo que el microestampado podría generar un gran avance en algunos casos. Los oponentes sugieren que podría aumentar sustancialmente el costo de las nuevas armas, al mismo tiempo que crea un sistema de seguimiento para los propietarios de armas respetuosos de la ley que registran sus armas, lo que podría reducir su derecho a la privacidad.

Incluso en regiones donde se han aprobado leyes de microestampado de balas, no se ha hecho ningún intento de hacer que las leyes sean retroactivas, por lo que numerosas armas carecerían de la tecnología de microestampado. Hacer que las leyes de microestampado sean retroactivas sería extremadamente costoso, llevaría mucho tiempo y potencialmente imposible, por lo que no es sorprendente que no se haya hecho ningún intento por expandir el alcance de estas leyes, pero algunas personas cuestionan el valor de la legislación de microestampado de balas cuando se usan armas que No microtamp estará tan fácilmente disponible para aquellos que lo deseen.

Un micro sello de bala probablemente requiera un microscopio para leer.