El queso se derrite para hacer chile con queso.

Chile con queso, que se traduce del español a “chile con queso”, es un plato picante a base de queso popular en los menús de los restaurantes Tex-Mex y en la cocina casera inspirada en Tex-Mex. Se suele servir como aperitivo o merienda de fiesta. Las recetas de chile con queso de alta calidad generalmente requieren chiles frescos y quesos mexicanos o al estilo mexicano, mientras que otras recetas utilizan pimientos enlatados y productos de queso procesado o incluso sopas con sabor a queso.

En general, el chile con queso consiste en queso derretido que se ha combinado con chiles picantes finamente picados. Después de combinar estos componentes básicos, muchos cocineros adaptan el dip para satisfacer sus propios gustos o para hacer uso de los ingredientes disponibles. Pueden, por ejemplo, agregar crema para mejorar la textura de la mezcla, o pueden agregar otras verduras, como tomates o cebollas picadas, o carnes, como salchicha de chorizo desmenuzado o trozos de tocino.

Como el queso derretido tiende a congelarse a medida que se enfría, el chile con queso generalmente se sirve mejor caliente. Normalmente se sirve con un objeto comestible que se usa para sacar el dip y luego se come junto con él. Los dippers más populares son las tortillas calientes y los chips de tortilla. Una vez más, sin embargo, muchos cocineros pueden improvisar al elegir cazos. Pueden servir la salsa con un cucharón saludable como palitos de apio, o pueden optar por usar un bocadillo crujiente como pretzels.

Algunas recetas de chile con queso están destinadas a producir una salsa que tenga un auténtico sabor mexicano. Estas recetas tienden a requerir chiles y quesos recién asados ??que han sido importados de México o que se han elaborado al estilo de los quesos mexicanos. Las opciones típicas de queso para este tipo de receta incluyen Chihuahua y Oaxaca. Si bien estos quesos pueden crear deliciosas salsas, a veces es difícil derretirlos de manera uniforme. Como resultado, a veces pueden dar como resultado una salsa que tiene una consistencia algo grumosa, especialmente cuando la prepara un cocinero sin experiencia o que está trabajando en una estufa de baja calidad.

Otras recetas de chile con queso requieren productos de queso suave y altamente procesado o sopas condensadas con sabor a queso, así como chiles enlatados. Muchos entusiastas del Tex-Mex sostienen que las recetas que utilizan este tipo de ingredientes son inferiores. Además, la salsa resultante tiende a tener un alto contenido de sodio y conservantes y, por lo tanto, bastante poco saludable. Por otro lado, estos quesos y sopas generalmente se derriten con bastante facilidad, produciendo así una salsa de consistencia muy uniforme.