Significado y Concepto de Claustrofobia

La claustrofobia es un miedo común. Cuando las personas tienen esta fobia, se ponen ansiosas o entran en pánico cuando están en espacios cerrados. Lo que se puede definir como un espacio cerrado es diferente según la persona con esta fobia.

Podrían incluir ascensores, habitaciones pequeñas (como salas de examen médico) con la puerta cerrada, automóviles atrapados en el tráfico u otras situaciones.

Como la mayoría de las fobias, la claustrofobia es irracional y, por lo general, el pensamiento racional no puede curarla. Incluso si una persona sabe que el espacio cerrado no representa peligro, puede entrar en pánico cuando se encuentra en ese espacio.

Alguien que sufre de claustrofobia puede temer el espacio confinado de un ascensor.

Los síntomas de claustrofobia surgen cuando una persona está en un espacio cerrado. Estos podrían incluir sentimientos de inquietud, ansiedad, transpiración, llanto, ataques de pánico o aumento de la frecuencia cardíaca o respiratoria.

Algunas personas sienten que no pueden respirar adecuadamente en espacios cerrados y están profundamente deseosas de salir de ellas lo más rápido posible.

Las personas pueden sentirse claustrofóbicas cuando se trata de grandes multitudes.

Aquellos que sufren de claustrofobia menor pueden ser capaces de manejar la condición por sí mismos. Optarían por usar las escaleras en lugar de subir a un ascensor.

Pueden pedir un cubículo abierto en el trabajo en lugar de una pequeña oficina cerrada. Otros encuentran que la condición es mucho más que manejable y pueden requerir tratamiento para superarla.

Tener la opción de trabajar en un cubículo abierto puede ayudar a aliviar la incomodidad de la claustrofobia que sufre.

La mayoría de los tratamientos para las fobias siguen un camino similar. Para abordar los sentimientos de pánico, cuando ocurren verdaderos ataques de pánico, un psiquiatra puede recetar medicamentos contra la ansiedad.

Estos son comúnmente inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) o un grupo de tranquilizantes llamados benzodiazepinas, que incluyen medicamentos como Xanax® y Valium®. Esto es solo la mitad de la batalla porque estas drogas no hacen nada para abordar los temores que crean claustrofobia.

Los grandes centros comerciales pueden sentirse claustrofóbicos durante las temporadas de compras.

La otra parte del tratamiento es el asesoramiento, generalmente la terapia de desensibilización . Los consejeros podrían primero buscar identificar cuándo surgió el miedo, aunque esto no siempre se puede conocer.

Luego pueden trabajar con la persona claustrofóbica ayudándola gradualmente a acostumbrarse a estar en espacios más pequeños mientras se sienten seguros al mismo tiempo.

Otro método de asesoramiento que puede funcionar con personas con claustrofobia es la terapia cognitiva conductual.

Quienes padecen esta afección pueden descubrir que deben evitar tantas actividades que la vida se vuelve difícil de vivir normalmente.

Es por eso que el tratamiento para la afección es tan importante. Sin embargo, muchas personas tienen al menos claustrofobia leve y se sienten aterradas o preocupadas cuando están en espacios pequeños cerrados.

El tamaño del espacio no siempre es tan importante; a veces el miedo se centra más en el hecho de que la persona se siente atrapada o encerrada. Incluso en un gran centro comercial con pocas ventanas, una persona con claustrofobia significativa podría sentirse confinada y restringida.

Afortunadamente, el tratamiento para esta afección a menudo es muy efectivo. Puede ayudar gradualmente a la persona a superar el miedo al encierro.

Mientras tanto, mientras la terapia está en progreso, el tratamiento farmacológico puede ayudar a que los síntomas de pánico sean más manejables.

La claustrofobia puede provocar ataques de pánico.

que es claustrofobia