Significado | Concepto | Definición:

La guerra cibernética es un término que se utiliza para describir el uso de Internet para librar una guerra en el mundo virtual, a menudo con efectos reales en el mundo físico. Aunque generalmente la guerra cibernética se refiere a los ataques de un estado soberano a otro en el ciberespacio , también se puede usar para describir ataques entre corporaciones, de organizaciones terroristas o simplemente ataques de individuos llamados hackers , quienes son percibidos como bélicos en su intención. En los últimos años, la guerra cibernética se ha convertido en un tema de gran preocupación entre las principales naciones del planeta, y prácticamente todas las fuerzas armadas nacionales tienen ahora una rama dedicada tanto a la conducción como a la defensa contra la guerra cibernética.

Las naves espaciales tienen una gran seguridad, pero son vulnerables a los ataques cibernéticos.

A medida que el mundo se vuelve más interconectado, los sistemas más cruciales se vuelven susceptibles a ataques en el ciberespacio. Aunque ciertos sistemas militares siguen siendo accesibles solo por estar presentes en una terminal en el sitio, la gran mayoría de los sistemas críticos que controlan las naciones modernas ahora están conectados a Internet de una forma u otra. Si bien estos sistemas están defendidos por altos niveles de seguridad, no obstante son frágiles y la guerra cibernética se preocupa por encontrar debilidades y explotarlas.

Los ciberataques suelen ser cometidos por piratas informáticos.

Hay tres sectores principales a los que apunta la mayoría de las naciones involucradas en la guerra cibernética: financiero, de infraestructura y gubernamental. Los ataques financieros podrían perturbar los principales mercados del mundo al eliminar las bolsas de productos básicos controladas electrónicamente o al cerrar las operaciones basadas en la web de los principales bancos o minoristas. Los ataques a la infraestructura pueden dañar a una nación al cerrar los sistemas de servicios públicos críticos, como las redes eléctricas, o causar estragos en otros, como abrir presas o interferir con el sistema de control del tráfico aéreo. Los ataques gubernamentales pueden bloquear la capacidad de los funcionarios del gobierno para comunicarse entre sí, robar comunicaciones digitales secretas o divulgar cosas como información fiscal, información de seguridad social u otros datos personales al público.

En 2009 se publicó un informe que mostraba que la red eléctrica de los Estados Unidos era increíblemente susceptible a ataques en el ciberespacio, lo que podría paralizar a la nación al cortar la electricidad a cientos de millones de personas. El informe afirmó que Rusia y China ya habían violado la red, ya que ambos habían dejado un software que se podía activar de forma remota para controlar el sistema. Aunque tal ataque aún no ha ocurrido en ningún lugar del mundo, si se combina con un ataque militar convencional podría resultar catastrófico.

Muchos sistemas militares críticos también son susceptibles a ataques virtuales. Los sistemas de satélite , por ejemplo, aunque están protegidos por una gran seguridad, se han violado en ocasiones. Si un enemigo tomara el control de satélites espías o satélites que transmiten datos GPS a aviones y misiles, podría ser un gran golpe para los militares.

En los últimos años, se ha hecho evidente que las principales naciones militares del mundo están dedicando grandes cantidades de energía y dinero a la guerra cibernética. China ha recibido la mayor cantidad de prensa por sus programas, pero también han surgido informes sobre los programas tanto de Estados Unidos como de Rusia. Aunque estos ataques, en su mayor parte, han sido benévolos, están sentando las bases para futuras guerras que podrían librarse predominantemente mediante el uso de tecnología de las comunicaciones.

El ejército de China dedica una cantidad significativa de dinero a la guerra cibernética.