Significado de Digestión Anaeróbica

La digestión anaeróbica es un proceso de descomposición de la materia orgánica por bacterias en un medio donde no hay presencia de oxígeno gaseoso.

Este método ha sido utilizado durante mucho tiempo por el hombre incluso antes de descubrir de qué se trataba o incluso de saber acerca de la existencia de los microorganismos responsables de esto.

Un ejemplo de Digestión anaeróbica es la elaboración de vinos.

La digestión anaeróbica se usa actualmente para el tratamiento de residuos como el que proviene de las plantas de tratamiento de aguas residuales (ETE) o en biodigestores (mecanismos que generalmente usan desechos animales para la generación de biogás) que utilizan el gas resultante del proceso para generar energía.

Fases de la Digestión Anaeróbica

En la digestión anaeróbica, se producen varios procesos que juntos dan como resultado la descomposición de la materia.

La primera fase es la licuefacción o la hidrólisis, donde el material orgánico complejo se transforma en compuestos disueltos o materia orgánica volátil.

La segunda fase es la gasificación, que puede subdividirse en dos fases: fermentación ácida o acidogénesis, donde los compuestos se transforman en ácidos orgánicos volátiles (fórmico, acético, propiónico, butírico y valérico).

Y fermentación acetogénica o acetogénesis, donde los productos de las subfases anteriores se transforman en acetato, hidrógeno y monóxido de carbono

La tercera y última fase es la metanogénesis, donde los productos de acetogénesis se transforman, principalmente en metano (CH4), aunque también se generan otros gases.

Algunos procesos para la digestión anaerobia en plantas de tratamiento de aguas residuales son: “lodo activado“, “filtro biológico“, “lagunas anaerobias” o “reactores anaerobios“, entre otros.

Tenga en cuenta que el propósito de estos procesos es descomponer y tratar las aguas residuales en primer plano, no obtener biogás.

Biogás

Los procesos de biodigestión para generar biogás como medio para obtener energía se pueden dividir en biodigestores “discontinuos” o biodigestores “continuos“.

A su vez, se dividen en varios modelos, entre los cuales podemos mencionar: el modelo indio, que fue el primero en ser utilizado, el modelo chino, el modelo paquistaní, tailandés, coreano, filipino, el modelo de desplazamiento vertical y el modelo de plástico flexible.