Significado de Dinámica de Grupo

Las dinámicas de grupo son actividades que permiten al reclutador conocer un poco de cada candidato, de modo que tenga mayores y mejores recursos a la hora de seleccionar el perfil más adecuado para un puesto determinado.

Se realizan diversos ejercicios, generalmente con personas acomodadas en semicírculo, para que todos estén relajados y relajados, listos para ser evaluados.

Generalmente, los buscadores de empleo deben ser capaces de enfrentar los obstáculos y desafíos que se les proponen, simbolizándolos a través de la elaboración de publicidad empresarial, actos dramáticos, exhibiciones públicas, entre otros medios.

Los candidatos deben estar atentos a todo, intentando siempre anticiparse a lo que se espera de ellos, intentando no cometer errores. No deben sentirse avergonzados o avergonzados por ciertas tareas a realizar, sino con el objetivo final, ganar el trabajo en cuestión.

Estas dinámicas son herramientas que tiene el responsable de la selección para captar el potencial creativo de cada uno, pues además del conocimiento necesario para afrontar este momento crucial, es necesario demostrar creatividad, la capacidad de improvisar.

Al reclutador no le interesa evaluar solo los conocimientos intelectuales de los candidatos, sino también su inteligencia emocional, cuál es su mentalidad, sus sentimientos, cómo es la vida de estos aspirantes, cuáles son sus problemas más incisivos.

Las dinámicas también están destinadas a llevar a los candidatos a reflexionar sobre el proceso de selección, implementarlo, transmutarlo y renovarlo, integrándole nuevas dimensiones.

Las técnicas empleadas en estos encuentros grupales permiten a las personas involucradas liberar el potencial creativo y transformador que muchas veces está dormido dentro de cada uno, permitiendo así que el aprendizaje, en todos los sentidos, fluya más libremente entre ellos, en este mecanismo de racionalización colectiva. y, precisamente por eso, enriquecedor.

En ese momento, las personas se convierten en sujetos de conocimiento.

Para alcanzar este nivel de educación liberadora, la dinámica debe estar enfocada en temas específicos, no aleatorios, enfocados en metas concretas y la naturaleza de los integrantes de este proceso de selección. Por ello, es fundamental que el objetivo a alcanzar sea claro como el cristal para el reclutador.

Todos los medios disponibles pueden ser utilizados en la práctica de estas dinámicas, siempre que contribuyan a su realización – desde televisión, video, sonido, papel, hasta pinturas, mapas, meditaciones, técnicas teatrales, producción de textos, entre muchos otros instrumentos.

El entorno elegido para las actividades debe estar perfectamente adaptado a ellas, para que todos puedan disfrutar del ambiente adecuado. También es fundamental estipular un plazo máximo para la elaboración de tareas.

Algunos expertos dan sugerencias importantes para que los candidatos afronten mejor este momento, como vestirse según el vestuario de la empresa en cuestión; hablar solo en el momento más propicio, siempre con un objetivo en mente, buscando así conocer todo sobre la corporación donde pretende trabajar.

Las intervenciones deben ser amables, enérgicas y breves.