El abandono afectivo es cuando existe una omisión del cuidado emocional , psicológico, descuido educativo y omisión moral que sufren los niños o adolescentes por parte de sus padres o tutores.

A diferencia de lo que mucha gente piensa, el abandono afectivo no cubre la parte económica, como el pago de la pensión alimenticia.

Este tipo de descuido puede ocurrir por falta de atención, afecto, cuidado, amor, ocio e incluso la privación del niño o adolescente de vivir con uno de sus padres.

Síntomas y consecuencias del abandono emocional

Las consecuencias del abandono emocional, especialmente en los niños, pueden provocar traumas y problemas importantes tanto durante la niñez como en la edad adulta. Algunos de los síntomas:

  • depresión;
  • dificultades en las relaciones interpersonales;
  • inestabilidad emocional;
  • bajo rendimiento escolar;
  • agresividad;
  • timidez extrema;
  • ansiedad;
  • enfermedades psicológicas y emocionales;
  • síndromes, como pánico.

El abandono afectivo es peligroso, según algunos psicólogos, porque no puede ser reemplazado, a diferencia del abandono monetario. Por ello, los tutores responsables de la niñez y la adolescencia tienen el deber de brindar una asistencia psicológica y emocional integral a sus hijos.

Legislación contra el abandono emocional

Cualquier niño o adolescente, menor de 18 años, que se sienta descuidado moral y emocionalmente por su padre, madre o tutor principal, tiene pleno apoyo y libertad para solicitar el apoyo del sistema judicial brasileño.

Además de tener prácticas de concientización para los padres que descuidan a sus hijos, la Comisión de Derechos Humanos aprobó el Proyecto de Ley del Senado 700 \ 2007 que reclama reparación por daños a los padres que han abandonado moral y emocionalmente a sus hijos.

Por tanto, si se produce un abandono afectivo en relación con un menor de edad, el tutor legal puede interponer una acción contra la otra parte, exigiendo sus obligaciones afectivas.

Compensación por abandono emocional

La indemnización puede variar de un juez a otro, así como la decisión de pagar la indemnización. Algunos jueces explican que el daño causado por uno de los padres no constituye daño moral y no se considera un acto ilícito, es decir, no hay posibilidad de reparar el daño.

Otros, por el contrario, admiten la indemnización, porque el abandono emocional puede ocasionar traumas graves o sufrimiento al descuidado.

Véase también el significado del abandono del hogar y la pensión alimenticia .