Significado | Concepto | Definición:

El acabado industrial incluye una variedad de procesos utilizados para mejorar las propiedades estéticas o funcionales de un producto manufacturado. En comparación con otros tipos de acabado, los procesos industriales generalmente se basan en equipos, tecnologías o materiales avanzados para ayudar a estos productos a resistir el uso intensivo o el abuso. El acabado industrial se puede utilizar para alterar muchos materiales, incluidos el metal y la madera. También se utiliza en termoplásticos y materiales compuestos. Como parte del proceso de acabado, los fabricantes agregan, eliminan o modifican materiales para darle al producto las propiedades deseadas.

Hombre con un taladro

Antes del proceso de acabado industrial, los trabajadores deben fabricar primero el producto a partir de materias primas. Esto puede incluir tallar un objeto de madera o mecanizar metal en un torno o fresadora . También puede implicar moldear o extruir plásticos fundidos para darles la forma deseada. Una vez que los objetos se han formado por completo, se utiliza el acabado industrial para prepararlos para la venta, o para personalizar el objeto en función de las necesidades de los diferentes compradores.

La forma más simple de acabado industrial implica alterar la apariencia física del objeto agregando o quitando materiales. Para el metal, esto puede ser tan simple como desbarbar los bordes de un objeto fundido para quitar astillas o astillas. También incluye agregar textura usando máquinas de estampado o gofrado , como las que se usan para darle un acabado estriado al metal. El acabado también puede implicar lijar o esmerilar el exceso de material para crear una superficie lisa en un objeto o para darle al objeto una apariencia pulida. Por ejemplo, el acabado de metales a menudo incluye varios procedimientos de lijado, que pueden dar al metal un acabado satinado o similar al espejo.

Otros procesos de acabado industrial implican la adición de revestimientos protectores al exterior de un objeto. Esto incluye pintar o teñir madera, metal y otros materiales. También puede implicar agregar un esmalte cerámico a un objeto o simplemente crear un revestimiento transparente resistente a los rayos UV. En esta categoría se pueden incluir otros acabados especializados, como el recubrimiento en polvo de metal.

El acabado más avanzado normalmente implica alterar las características físicas del objeto para darle mayor resistencia u otras características. Esto incluye el endurecimiento de la carcasa o la anodización del metal para mejorar su resistencia y durabilidad. También puede referirse a procedimientos de enchapado, como galvanoplastia , donde se agregan revestimientos de metal permanentes a un objeto. Este proceso también involucra procesos destinados a mejorar la resistencia a la corrosión , incluida la galvanización y los tratamientos químicos. Estos procesos no solo permiten que el producto resista la humedad y la corrosión, sino que también pueden mejorar sus propiedades térmicas o conductoras.