Significado | Concepto | Definición:

El acero galvanizado en caliente consiste en un objeto de acero que ha sido recubierto con zinc en un proceso conocido como galvanizado en caliente . Este proceso de galvanizado crea una unión permanente entre el acero y el zinc, y le da al objeto cualidades mejoradas que no tendría sin el recubrimiento de zinc. El acero galvanizado en caliente tiene una apariencia granulada y cristalizada que es bastante diferente del acabado más oscuro del acero no galvanizado.

Un cubo de acero galvanizado en caliente.

Para fabricar acero galvanizado en caliente, el objeto de acero debe limpiarse a fondo para eliminar toda la grasa y la suciedad que puedan interferir con el proceso de galvanizado. A continuación, el objeto se sumerge en una piscina de zinc fundido o se pasa bajo una pulverización de zinc fundido. El oxígeno dentro del acero reacciona con el zinc para formar un material de recubrimiento conocido como óxido de zinc . Luego, el objeto recubierto se sumerge o rocía con agua fría para enfriarlo rápidamente en un proceso llamado enfriamiento. A veces se agregan plomo u otras aleaciones al zinc fundido para mejorar aún más las propiedades del acero.

Cabaña quonset de acero galvanizado.

El acero galvanizado en caliente se utiliza para una amplia variedad de aplicaciones industriales, de fabricación y de construcción. Se utiliza para crear techos, vigas de acero , electrodomésticos, automóviles, herramientas y muchos otros productos. La mayor parte del acero que se utiliza al aire libre está galvanizado, lo que aumenta su capacidad para resistir la oxidación y la corrosión . Cualquier tipo de objeto de acero, desde una placa de acero hasta una chapa de acero, puede someterse a galvanización en las condiciones adecuadas.

La chapa de acero se puede galvanizar en caliente.

El proceso de galvanizado en caliente es una parte importante de la fabricación de acero y ofrece muchas ventajas. El acero galvanizado en caliente es mucho más resistente al óxido y a la corrosión química que el acero laminado en frío o al carbono . También es más resistente y duradero, y puede resistir un rango más amplio de temperaturas o condiciones climáticas. Los productos de acero galvanizado ofrecen más flexibilidad a los fabricantes y el galvanizado en caliente es un proceso bastante simple y asequible.

Sin embargo, los compradores e instaladores de productos de acero galvanizado deben conocer las limitaciones de este material. El acero galvanizado en caliente es difícil de soldar, ya que el proceso de soldadura interactúa con el zinc para formar gases que son potencialmente peligrosos. La temperatura máxima a la que se puede exponer el acero galvanizado antes de que el revestimiento de zinc comience a fundirse es relativamente baja, lo que limita su uso en determinadas aplicaciones. Finalmente, el acero galvanizado suele costar más que el acero laminado en frío o el acero al carbono, lo que puede tener un gran impacto en proyectos que requieran grandes cantidades de este material.

Se puede utilizar acero galvanizado en caliente para la construcción.