Significado | Concepto | Definición:

El ano es parte del tracto digestivo . Es una abertura en el extremo opuesto del tracto de la boca y funciona para expulsar los desechos del sistema digestivo. El término proviene de la palabra latina para “círculo” o “anillo” y se refiere al músculo esfínter que controla la apertura y el cierre del ano.

Como toda actividad sexual, el sexo anal sin protección puede provocar infecciones de transmisión sexual.

En los mamíferos, los desechos sólidos o semisólidos se expulsan a través de esta abertura, mientras que los desechos líquidos se expulsan a través de la uretra. Esta característica fisiológica es la que distingue a los mamíferos de otros animales.

Las aves, reptiles y anfibios tienen un solo orificio, llamado ” cloaca ” o “respiradero”, que se utiliza para excretar desechos líquidos y sólidos, y para la reproducción y la puesta de huevos.

El recto es la sección del tracto digestivo inmediatamente antes del ano.

La sección del tracto digestivo inmediatamente antes del ano en humanos y mamíferos es el recto . Cuando los alimentos pasan a través del tracto digestivo, los nutrientes y el agua se eliminan, dejando una colección de desechos no digeribles llamados heces. Las heces pueden consistir en tejidos no digeribles de plantas o animales, así como bacterias muertas del intestino.

A medida que las heces se acumulan en el recto, el aumento de la presión provoca una serie de contracciones musculares. Estas contracciones mueven las heces a lo largo del recto y relajan el ano, que se abre y lo expulsa del cuerpo. Este proceso se llama defecación.

Muchas culturas humanas tienen tabúes importantes relacionados con la defecación y casi siempre se practica alguna forma de limpieza.

Esto puede incluir lavar la región anal con agua y un jabón suave o limpiarla con un paño o papel. La limpieza regular es buena para el mantenimiento de un tracto digestivo saludable, aunque la limpieza con materiales ásperos puede causar una irritación dolorosa.

El ano tiene una gran cantidad de terminaciones nerviosas, lo que lo hace muy sensible. Como resultado, la región anal se estimula en algunas formas de actividad sexual. El sexo anal se considera tabú o controvertido en algunas culturas. Como toda actividad sexual, el sexo anal sin protección puede provocar infecciones de transmisión sexual.

Los biólogos creen que la evolución del ano se ha producido al menos dos veces, basándose en el hecho de que hay dos formas diferentes en las que se forma el ano en un embrión . En las primeras etapas del desarrollo embrionario, aparece una abertura llamada “blastoporo” en la pequeña bola de células que forma el organismo.

En los deuterostomas, incluidos todos los vertebrados, el blastoporo se convierte en el ano, mientras que en los protóstomos se desarrolla en la boca. Los humanos, como todos los vertebrados, son deuterostomos.