El arbitraje de empleados se puede utilizar para justificar la degradación o el despido de un empleado.

Al igual que con otros tipos de mediación , el arbitraje laboral es un método que se puede utilizar para resolver varios desacuerdos. Puede utilizarse para varios propósitos, como obtener más beneficios para los empleados o resolver una disputa contractual . En algunos casos, el empleador puede utilizarlo para justificar la degradación o el despido de un empleado, una vez que se ha cumplido con el debido proceso. Hay muchos otros problemas que pueden resolverse mediante este método.

El arbitraje laboral puede ser parte de un contrato previo al empleo.

Las demandas pueden llevar mucho tiempo y ser costosas, por lo que algunas empresas intentan utilizar el arbitraje laboral en lugar de la intervención judicial. Incluso si se necesita asesoramiento legal externo, puede ser más rentable utilizar el arbitraje. También hay una variedad de otras razones para hacerlo, incluida la capacidad de mantener estos asuntos de manera más confidencial.

Los casos judiciales pasan a formar parte del registro público a menos que los haya sellado un juez. Los registros de arbitraje laboral pueden ser menos públicos, si no completamente confidenciales. Este es uno de los temas que cuestionan los oponentes.

Los detalles y el proceso del arbitraje laboral generalmente se mantienen confidenciales.

Muchas veces, los empleados no pueden pagar el costo de contratar a un abogado y entablar un litigio, por lo que aceptarán un arbitraje laboral para buscar una resolución. Si la mediación es justa e imparcial, las partes pueden llegar a un compromiso razonable. Si se utiliza el arbitraje interno, las reglas pueden redactarse de manera que favorezcan al empleador. Una fuente externa objetiva para la resolución alternativa de controversias parecería más justa y tal vez conduciría a un mayor éxito para llegar a una solución aceptable.

El arbitraje laboral puede ayudar a los involucrados en una disputa laboral a llegar a un acuerdo.

Algunas empresas exigen que los empleados acepten participar en un arbitraje laboral forzoso en lugar de llevar las posibles disputas a los tribunales. Tales estipulaciones pueden incluirse como parte de un contrato previo al empleo . La aceptación puede ser obligatoria antes de que se contrate a una persona. Si bien en general tiene sentido que una empresa ofrezca arbitraje laboral, hay quienes se oponen a la aceptación forzada.

El arbitraje laboral puede centrarse en las razones por las que un empleado ya no puede realizar sus funciones.

Los empleados potenciales deben informarse sobre los procesos y las fuentes particulares que utiliza la empresa para el arbitraje laboral. Asegúrese de que los métodos estén diseñados de manera justa y que los mediadores sean imparciales antes de firmar dicho acuerdo. También es aconsejable considerar si tal acuerdo es prudente para empezar cuando aún no ha surgido una disputa. No existe una forma real de determinar de antemano si la naturaleza de una disputa laboral es algo que él o ella se sentiría cómodo resolviendo en la sala de conferencias en lugar de en la sala del tribunal.