Aumento de Inteligencia: Historia, características y usos

El aumento de la inteligencia (IA) es la mejora deliberada de la inteligencia humana utilizando algunos medios tecnológicos, como la eugenesia, la terapia génica, las interfaces cerebro- computadora, los nootrópicos (drogas inteligentes), la neuroingeniería o algunos otros medios que aún no se han inventado. Ocasionalmente, el término se usa para referirse a ayudas externas como lápiz y papel o Internet, pero con más frecuencia se refiere a modificaciones permanentes del cerebro que mejoran la inteligencia humana. El aumento de inteligencia generalmente se considera una tecnología futurista que aún no existe, pero que podría hacerlo en las próximas décadas.

La verdadera IA necesitaría remodelar el cerebro humano o interconectarlo con las computadoras.

El término “aumento de inteligencia” se usa a menudo indistintamente con “amplificación de inteligencia”, y ambos se abrevian como IA. Estas formas de mejora humana contrastan con la IA, o Inteligencia Artificial, mediante la cual la inteligencia se produciría en una forma completamente sintética. Algunos pensadores han sugerido que la IA de los humanos siempre será más avanzada que la IA, porque cualquier nivel dado de IA podría aplicarse a los humanos para mejorar sus capacidades. Otros pensadores han argumentado que las tecnologías de IA no necesariamente impulsarían la inteligencia humana, y que la IA podría progresar más rápido que el aumento de la inteligencia humana.

Anuncios

El aumento de la inteligencia se puede considerar en varios contextos diferentes: como un objetivo tecnológico desafiante, como un objetivo humanitario, como un próximo paso natural en la evolución humana, como una cuestión moral y ética a considerar, como un riesgo para el futuro de la humanidad, o como un fenómeno socio-tecno en curso. Existe evidencia de que la inteligencia humana promedio ha aumentado lentamente durante el último siglo, algo que se llama efecto Flynn. Este efecto se ha estabilizado recientemente y, aunque se desconoce su origen, varios científicos atribuyen una mejor nutrición y estimulación cognitiva como la causa.

La verdadera IA requeriría remodelar de alguna manera el cerebro humano o interconectarlo estrechamente con las computadoras. Parece poco probable que las meras drogas sean suficientes para mejorar sustancialmente la inteligencia humana, aunque algunos futuristas creen que podría ser posible. Aunque no ha habido ningún progreso en la mejora de la inteligencia humana, ha habido avances en las tecnologías subyacentes, que cuando avanzan a un punto de umbral podrían usarse para intentar aumentar la inteligencia. Esto incluye la interfaz cerebro-computadora, que se ha utilizado para ayudar a los pacientes a mover prótesis, y la terapia génica, que se vuelve más viable a medida que disminuyen los costos de secuenciación de genes y aumenta nuestra comprensión de los posibles efectos secundarios.

El aumento de la inteligencia es un área éticamente espinosa, relacionada con la cuestión del mejoramiento humano en general. ¿Debería permitirse a los humanos desarrollar tecnologías que puedan utilizar para mejorarse sustancialmente? Algunos futuristas que se llaman a sí mismos transhumanistas argumentan a favor de este punto de vista. Un ejemplo sería Nick Bostrom, filósofo de la Universidad de Oxford, que ha escrito artículos a favor de la mejora humana. Otros, llamados bioconservadores, están en contra de la idea, calificándola de demasiado peligrosa o moralmente injusta. Un ejemplo sería el ambientalista Bill McKibben, autor del libro Enough: Staying Human in an Engineered Age .

Anuncios

 

¿Deseas leer el artículo completo?