Bioterrorismo: Amenaza y Prevención en la Seguridad Global

Anuncios

El bioterrorismo es una forma de terrorismo que implica la introducción deliberada de agentes biológicos en un medio ambiente o comunidad con el fin de causar una enfermedad y pánico generalizados. Al igual que otros actos de terrorismo, el bioterrorismo está destinado a crear caos y socavar la moral, y puede ser realizado por un solo individuo, una organización terrorista o incluso un actor estatal que desee utilizar tácticas terroristas para promover objetivos políticos. A medida que el conocimiento humano sobre las enfermedades se ha expandido, el riesgo de bioterrorismo ha aumentado radicalmente, especialmente porque varias naciones inestables tienen reservas de agentes biológicos que potencialmente podrían ser apropiados y utilizados por grupos terroristas.

El bioterrorismo puede ser realizado por un solo terrorista o una organización terrorista.

Esta forma de terrorismo es distinta de la guerra biológica. Aunque ambos implican la liberación de agentes biológicos, la guerra biológica ocurre en o alrededor del campo de batalla durante un conflicto militar reconocido. El terrorismo, por su naturaleza, está separado de un conflicto militar legítimo e implica tácticas asimétricas diseñadas para socavar una sociedad o un gobierno. El uso de virus, bacterias y toxinas en la guerra está prohibido por el derecho internacional, y el bioterrorismo también está severamente perseguido.

Anuncios

El ataque con gas de Tokio fue uno de los actos de terrorismo más graves en la historia de la nación.

Muchas agencias gubernamentales de todo el mundo tienen departamentos dedicados a investigar y prevenir el bioterrorismo. Los agentes biológicos se dividen en tres clases, A, B y C, según su virulencia. Enfermedades como la viruela se consideran de Clase A, porque podrían propagarse rápidamente y matar a numerosas personas, mientras que los agentes de Clase B, como el muermo, son menos virulentos, y los agentes de Clase C consisten en cosas que podrían potencialmente convertirse en armas porque están fácilmente disponibles.

La historia del bioterrorismo es antigua. Uno de los primeros ejemplos registrados ocurrió en el año 600 a. C. en Asiria, cuando el cornezuelo se usaba para contaminar los suministros de grano. El uso de cadáveres de víctimas de la peste y la viruela para propagar enfermedades también se ha documentado en Europa y Asia a lo largo de varios períodos de la historia. El bioterrorismo moderno se ha vuelto significativamente más peligroso debido a los avances en la ciencia de laboratorio. En el siglo XX, el culto japonés Aum Shinrikyo atrajo mucha atención cuando liberó la toxina ricina en el metro de Tokio, y en los Estados Unidos, una serie de cartas de ántrax en 2001 causó un pánico generalizado.

Anuncios

Uno de los grandes problemas del bioterrorismo es que los agentes biológicos pueden propagarse gradualmente e incubarse lentamente, creando el potencial de propagación del agente antes de que la gente se dé cuenta de lo que está sucediendo. El terrorismo biológico también puede ser difícil de identificar al principio, ya que el personal médico y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley pueden no darse cuenta de inmediato de lo que está sucediendo cuando los pacientes comienzan a buscar atención médica. Como resultado, un ataque en el momento oportuno y cuidadosamente planeado, especialmente uno que involucre agentes genéticamente modificados, podría sembrar pánico, confusión, caos y enfermedades generalizados en una región o una nación entera.

Las armas biológicas se estudian en el laboratorio.

 

Anuncios