El espresso es bueno para mojar biscotti de avellana.

Los biscotti de avellana son una especialidad italiana que son populares en muchas regiones del mundo. Estas galletas crujientes y crujientes se pueden sumergir en bebidas calientes, acompañarlas con vino y comerlas solas como refrigerio. Algunos mercados y panaderías venden biscotti de avellana, a veces ofreciendo varias variedades, y también es posible hacerlos en casa o pedirlos a empresas especializadas que importan golosinas italianas.

En italiano, “biscotti” simplemente significa “galletas” y el término puede usarse para cualquier tipo de cookie, pero fuera de Italia, la gente usa el término para referirse a un tipo particular de cookie que se conoce en Italia como “cantucci”. ” Los cantucci se elaboran en Italia desde hace siglos y se consideran un ejemplo por excelencia de la cocina italiana.

Los biscotti se elaboran mezclando una masa ligeramente dulce que tradicionalmente contiene anís y al menos un tipo de nuez, siendo especialmente populares las avellanas. Primero, la masa se hornea en forma de pan, luego se corta en rodajas y luego se hornean las rodajas por segunda vez. El segundo horneado se usa para permitir que las galletas se vuelvan muy crujientes y crujientes, y mientras se guarden en un recipiente hermético, se mantendrán durante un período de tiempo prolongado.

Clásicamente, los biscotti de avellana se elaboran con avellanas tostadas, que crean un sabor a nuez muy rico. Algunos cocineros también pueden incluir extracto de avellana para intensificar el sabor y, en algunos casos, se puede mezclar chocolate o cacao con la masa. Los biscotti de avellana también se pueden sumergir en chocolate blanco o negro para darle un sabor adicional. En todas estas variaciones, las galletas permanecen crujientes y tienen un sabor muy rico sin demasiada dulzura.

Los biscotti son ideales para mojar galletas para acompañar con café o bebidas de café como espresso , y esta es una forma común de servirlos. También pueden sumergirse en té y otras bebidas, o comerse como limpiadores del paladar después de una comida. Cuando las galletas se sumergen, se vuelven densas y masticables, absorbiendo el líquido junto con sus sabores.

Además de los biscotti de avellana, también es posible encontrar biscotti elaborados con nueces, almendras , nueces, pistachos y otros tipos de frutos secos. Las variantes de la receta básica también pueden incluir frutas secas o confitadas y varias formas de chocolate, incluidos trozos de chocolate y salsas de chocolate. A algunas personas les gusta presentar varios tipos de biscotti después de la cena como un regalo, lo que les permite elegir la variación que les resulte más atractiva.