El anís estrellado se puede utilizar para acentuar el sabor del aderezo de remolacha.

El condimento de remolacha es un alimento que se puede usar como condimento , guarnición o como parte de un plato más grande. Se puede preparar de varias maneras, pero generalmente implica picar o rallar remolachas y luego cocinarlas con azúcar y vinagre . La salsa de remolacha resultante se puede servir poco después de prepararse, o se puede enfriar o conservar en frascos estériles para usar más tarde. En algunos casos, las remolachas se pueden colocar en un frasco y fermentar para obtener un sabor mucho más picante. Las remolachas a veces se combinan con otros ingredientes y especias como cebollas, manzanas, semillas de mostaza o clavo, dependiendo del sabor deseado del condimento final.

La remolacha se pica o se ralla para hacer que la remolacha se condimente.

Hay una variedad de texturas que puede tener un condimento de remolacha, dependiendo de cómo se preparan inicialmente las remolachas y cómo se cocina y se almacena el condimento. Para obtener una textura muy rústica con algunos dientes, la remolacha se puede picar en trozos pequeños. Se puede preparar un condimento más fino y suave que se parece más a un condimento pasando la remolacha a través de un procesador de alimentos o cortándola en cubitos finos. Rallar la remolacha producirá tiras de pulpa roja que pueden crear una textura ligeramente crujiente, especialmente cuando se sirven poco después de cocinarlas.

Los dos ingredientes básicos que se utilizan para hacer el condimento de remolacha, además de la remolacha, por supuesto, son el azúcar y el vinagre. Estos pueden ser de cualquier tipo, desde azúcar morena y vinagre de vino de arroz hasta vinagre balsámico y azúcar de remolacha . La combinación crea un sabor agridulce que complementa el sabor de la remolacha y se presta a la conservación y enlatado.

A veces se agregan otras verduras o frutas al condimento durante la cocción para ayudar a crear una textura diferente, mejorar el sabor o agregar nutrientes. Las manzanas son una opción popular, porque pueden agregar un toque crujiente al condimento y proporcionar una dulzura sutil. Las cebollas acentúan el sabroso sabor del plato, mientras que la coliflor puede suavizar el sabor del vinagre y conservar algo de textura después de la cocción.

En algunos casos, al condimento de remolacha también se le pueden agregar especias. La sal y la pimienta son adiciones comunes, especialmente si la salsa va a ser enlatada. Las semillas de mostaza le dan un sabor sutil al condimento, especialmente en una preparación india a la que también se le agrega cúrcuma. Otras especias que pueden acentuar el sabor de la remolacha son el clavo, el anís estrellado y la canela.

En realidad, preparar el condimento implica colocar todos los ingredientes deseados en una olla, a veces con agua adicional, y hervir todo hasta que los sabores se hayan unido y las remolachas se hayan cocido. La salsa de remolacha terminada puede servirse a temperatura ambiente, enfriarse antes de usarse o presentarse muy caliente. Muchas veces, la salsa se coloca en un frasco estéril para que pueda conservarse para su uso posterior, aunque también se puede refrigerar por algún tiempo. Una versión del condimento implica agregar todos los ingredientes a un frasco y permitir que fermenten naturalmente con el tiempo, creando un condimento muy suave con un sabor terroso del proceso de fermentación.