El índice de precios al consumidor (IPC) es una estadística económica que se utiliza para medir los cambios de precios a lo largo del tiempo. Cuando los economistas calculan el IPC, generalmente hacen un seguimiento de los cambios de precio de una canasta representativa de bienes, que incluye artículos como alimentos, transporte, ropa, atención médica y educación. Si bien el IPC es una herramienta útil para rastrear la inflación, los economistas también pueden calcular un IPC más específico para industrias individuales. Por ejemplo, el IPC médico mide la inflación solo dentro de la industria de la salud y se calcula en función de los precios de las visitas al médico, las facturas del hospital, los medicamentos y el equipo. Históricamente, el IPC médico ha sido consistentemente más alto que el IPC estándar, lo que sugiere que los precios de los servicios médicos aumentan más rápidamente que los precios de otros bienes.

El IPC de servicios médicos mide el ritmo de inflación de las estancias hospitalarias.

Los economistas y los profesionales de la industria pueden calcular el IPC médico de diferentes formas. Esta cifra puede usarse para rastrear la inflación a nivel nacional o dentro de una ciudad o región específica. También se puede utilizar para realizar un seguimiento de los precios de diferentes tipos de servicios médicos. Por ejemplo, el IPC de servicios médicos mide el ritmo de inflación de los servicios profesionales, las estancias hospitalarias y las primas de seguros . El IPC de productos médicos mide la inflación solo para productos, como medicamentos recetados, equipos y suministros médicos .

El CPI de productos médicos rastrea los cambios en el precio de los medicamentos recetados, equipos médicos y otros suministros.

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos (EE. UU.) (BLS) proporciona algunas de las estadísticas más citadas relacionadas con el IPC y el IPC médico. Para calcular el CPI, el BLS recopila datos de precios para cada temporada o año, luego compara esta información con los precios de períodos anteriores para calcular el cambio de precio. Se pueden ponderar los cambios de precios dentro de ciertos campos, como las primas de seguros o los costos hospitalarios. Luego, se calcula el cambio de precio promedio para determinar el IPC médico en comparación con un año base. El IPC para un año base siempre será 100, mientras que una tasa de inflación del 15 por ciento en comparación con ese año base se mostraría como 115.0.

El CPI estándar proporciona información importante sobre el costo de vida, que puede afectar la calidad de vida de las personas dentro de una sociedad. Un IPC médico que está creciendo más rápidamente que la tasa estándar de inflación puede ser una advertencia de problemas por venir. Si los precios médicos continúan superando la inflación, las personas tienen problemas para pagar la atención básica, lo que puede llevar a una menor calidad de vida y problemas de salud pública. Los cambios en el IPC médico pueden indicar a los legisladores la necesidad de nuevas políticas para hacer que la atención médica sea más asequible.

Algunos críticos argumentan que el IPC médico no es un indicador preciso de la inflación en el campo de la salud. Por ejemplo, esta estadística no refleja cambios en la calidad de la atención médica, lo que puede justificar costos más altos. También tiende a reflejar los precios de lista de los productos y servicios médicos, en lugar de los costos reales, que tienden a ser más bajos debido a los efectos de los descuentos del seguro médico.