Se puede desarrollar infraestructura para permitir un transporte más eficiente de mercancías dentro de las fronteras nacionales y hacia otros países.

El desarrollo económico federal se refiere específicamente a la participación de un gobierno en la promoción y el fomento del crecimiento económico de todo un país. El crecimiento económico se refiere a las actividades dentro del sector público y privado que aumentan el producto interno bruto ( PIB ) de un país . Las políticas y regulaciones creadas por el gobierno federal pueden fomentar el crecimiento económico a través de programas de incentivos fiscales, proporcionando la infraestructura necesaria, creando oportunidades educativas, haciendo esfuerzos para atraer negocios y salvaguardar la competencia. En conjunto, estos esfuerzos e intervenciones en el mercado se conocen como desarrollo económico federal.

El desarrollo económico federal se refiere específicamente a la participación de un gobierno en la promoción y el fomento del crecimiento económico de todo un país.

Ejemplos específicos de desarrollo económico federal incluyen políticas tributarias, regulación de la industria bancaria y subsidios a la industria para mantener la estabilidad de precios , por nombrar algunos. En los Estados Unidos, por ejemplo, ciertas industrias u organizaciones reciben exenciones fiscales o una tasa impositiva reducida a cambio de crear más puestos de trabajo para los ciudadanos. Los gobiernos locales reciben fondos federales de contrapartida para pagar el mantenimiento de las carreteras interestatales. En las naciones subdesarrolladas, donde la industria y los estándares de vida están por debajo de los de las naciones industrializadas, el desarrollo económico federal toma la forma de financiamiento gubernamental para capacitación laboral y programas de salud financiados por el gobierno.

La construcción de la economía de una región puede implicar la construcción de nuevos espacios comerciales.

Según algunas teorías económicas, los responsables de la formulación de políticas tienen la responsabilidad de trabajar activamente para mejorar y hacer crecer la economía del país en beneficio de los ciudadanos. El nivel de vida de esos ciudadanos se ve afectado por factores como los ingresos, el acceso a la atención médica, la formación profesional, la estabilidad política y el costo de vida general . A través de iniciativas federales de desarrollo económico , los formuladores de políticas tienen la capacidad de influir en los mercados, establecer estándares y regular factores socioeconómicos como el salario mínimo y la vivienda. El poder de influir en los mercados de esta manera, de acuerdo con las teorías económicas a favor de la intervención del gobierno, ayuda a los legisladores a fomentar una economía que sea beneficiosa para los ciudadanos.

Algunos economistas sostienen que el crecimiento económico impulsa el desarrollo económico, en contraposición al desarrollo económico que impulsa el crecimiento económico. En consecuencia, muchos economistas argumentan en contra del desarrollo económico federal y abogan por una intervención gubernamental limitada en el mercado. Por ejemplo, las regulaciones gubernamentales ayudan a limitar los bienes importados de países extranjeros, lo que a su vez fomenta el gasto dentro de la economía local. Por otro lado, el exceso de regulación por parte de los gobiernos puede limitar el crecimiento de las empresas de importación y exportación y dañar las relaciones con las naciones comerciales que compran los bienes exportados del país.

Junto con tal poder de influencia, por lo tanto, viene una gran responsabilidad. Si bien el desarrollo económico federal juega un papel fundamental en el crecimiento económico, demasiada interferencia del gobierno puede tener efectos adversos en otros componentes como el comercio, el desarrollo de nuevos negocios y el gasto de los consumidores. A veces, las necesidades de un grupo de ciudadanos pueden contrastar directamente con las necesidades de otro grupo de ciudadanos. Como tal, los gobiernos deben moderar los esfuerzos para fomentar el crecimiento económico teniendo en cuenta el bien común y las generaciones futuras.