El espionaje industrial es un intento de obtener acceso a información sobre los planes, productos, clientes o secretos comerciales de una empresa . En la mayoría de los casos, esta conducta, especialmente cuando implica el acceso a secretos comerciales, es ilegal. A veces, las empresas rivales buscarán en los registros públicos para adivinar las acciones de una empresa. Sin embargo, cuando la búsqueda pasa de lo público a lo privado, se convierte en un acto ilegal y punible con penas de cárcel y sanciones económicas.

Algunos empleados firman un acuerdo de confidencialidad.

Aunque existe el tipo de espionaje industrial Misión Imposible, espiar a otra empresa con más frecuencia es bastante mundano. Con frecuencia, los espías obtienen acceso a información privada al encontrar a alguien que trabaje para la empresa espiada. Si esta persona puede ser sobornada, coaccionada o chantajeada para obtener dicha información, entonces se trata esencialmente de espionaje.

La tecnología sigilosa, tal como se utiliza en el F-22 Raptor, ha sido un objetivo común de las operaciones de espionaje industrial durante las últimas tres décadas.

A menudo, un empleado recientemente despedido o despedido puede estar lo suficientemente descontento como para dar información privada por un precio pequeño o alto. Alternativamente, algunos simplemente quieren aumentar sus ingresos mientras aún trabajan para una empresa. Las sanciones para una persona que divulga información privada pueden incluir un despido rápido y cargos penales. Este es particularmente el caso cuando un empleado firma acuerdos de confidencialidad o está trabajando en proyectos gubernamentales para los que tiene autorización de seguridad.

El espionaje industrial se castiga con penas de cárcel y sanciones económicas.

Otra práctica de espionaje industrial bastante común es piratear el sistema informático de una empresa para obtener información privada. Algunos piratas informáticos pueden usar los nombres o la información personal de los clientes para robarles dinero rápidamente. Otros usan computadoras para robar información que podría venderse a otras empresas por un precio. Algunos podrían usar este método como una forma de uso de información privilegiada, para obtener información sobre decisiones que afectarían los precios de las acciones.

Sobornar a alguien para obtener información sobre una empresa es un tipo de espionaje industrial.

El espionaje industrial no suele recurrir a la violencia, ya que el objetivo es obtener información de una empresa sin que la empresa tenga conocimiento del robo. Una vez que la empresa sospecha de espionaje, es posible que pueda cambiar rápidamente los códigos de acceso, alertar a los clientes de que su información puede haber sido robada o puede cambiar sus planes para frustrar los esfuerzos competitivos de una supuesta empresa rival.

El objetivo del espía es entrar y salir del campo de información sin ser advertido. Sin embargo, muchos notan el intento del espía. Este es particularmente el caso cuando el espionaje industrial involucra software espía , programas que brindan información más completa sobre el usuario de la computadora de una empresa. Estos programas pueden permitir piratear los archivos privados de otra computadora o grabar las pulsaciones de teclas de un usuario del teclado. Se estima que muchos gobiernos y corporaciones pueden usar software espía entre sí, pero el software espía deja rastros.

A veces, un empleado recientemente despedido o despedido puede estar lo suficientemente descontento como para dar información privada por un precio.