Una solicitud de préstamo estudiantil y ayuda financiera.

El fraude de ayuda financiera es el intento de engañar materialmente a una escuela, agencia de financiamiento o garante para permitir que un estudiante pague la matrícula con dinero para el cual no calificaría de otra manera. Este tipo de fraude puede ser perpetrado por padres o estudiantes. Las escuelas desarrollan enfoques sistemáticos para detectar el fraude, aunque uno de los principales elementos de disuasión suele ser la amenaza de expulsión si se detecta y se prueba el fraude. El fraude que resulta en dinero en el bolsillo del perpetrador, en lugar de en la cuenta de la escuela para pagar una factura de matrícula, es más probable que sea procesado penalmente.

La matrícula escolar es un gasto significativo. La ayuda financiera está diseñada para ayudar a los estudiantes necesitados a compensar la diferencia entre lo que sus familias pueden pagar y el costo de asistencia. Implica una combinación de préstamos y subvenciones de la escuela, entidades gubernamentales o prestamistas privados . El conjunto de fondos disponibles para ayuda financiera es limitado, por lo que los premios otorgados a los estudiantes que técnicamente no son elegibles les quitan recursos a los estudiantes que realmente necesitan la ayuda y califican para ella.

Establecer la necesidad es un componente clave del proceso de solicitud de ayuda financiera y es la base para las decisiones de adjudicación. Se requiere que los padres revelen los ingresos, activos y pasivos de su hogar para que la escuela pueda determinar la elegibilidad. Una de las vías tradicionales del fraude de la ayuda financiera son las tergiversaciones realizadas por los padres al revelar sus finanzas. Las escuelas han expuesto casos en los que los padres han mentido sobre sus ingresos y bienes, sobre la cantidad de hijos que tienen en la universidad, sobre su propia matrícula en la universidad o sobre su estado civil.

Los ejemplos prácticos de fraude de ayuda financiera incluyen a los padres que brindan versiones manipuladas de las declaraciones de impuestos, ocultan dinero en inversiones que no se pueden rastrear fácilmente a través de registros financieros y afirman estar divorciados y enumeran direcciones separadas para cada padre a pesar de que todavía están casados. Los padres que se involucran en este tipo de fraude tienden a considerarlo como una evasión necesaria del sistema, porque la determinación de elegibilidad asume un nivel de liquidez que los padres pueden, de hecho, no tener disponible. Sin embargo, es un delito grave, sobre todo cuando están involucradas agencias gubernamentales.

Otro tipo de fraude de ayuda financiera se basa en estudiantes. Depende de tergiversar el estado de registro del estudiante o incluso su propia existencia. Las escuelas en línea, donde el estudiante asiste a clases a través de Internet y tiene pocos contactos en persona con miembros de la facultad, han sido víctimas de esquemas de fraude de ayuda financiera a gran escala. Los perpetradores asumen la identidad de un estudiante para obtener ayuda en su nombre, para asistir a clases en línea en su lugar y para embolsarse el saldo de la ayuda otorgada que no se destinó directamente a la matrícula.