Significado | Concepto | Definición:

El hueso temporal es uno de los huesos del cráneo. Todos tenemos dos de estos huesos, uno a cada lado del cráneo, y los huesos comprenden parte de los lados y la base del cráneo. Estos huesos están estrechamente involucrados en la anatomía del oído y albergan una serie de estructuras anatómicas de importancia.

Las personas que investigan los trastornos auditivos están especialmente interesadas en el estudio de la forma temporal, ya que algunas anomalías auditivas pueden atribuirse a desviaciones en la formación del hueso temporal.

Todos tenemos dos huesos temporales, uno a cada lado del cráneo, y los huesos comprenden parte de los lados y la base del cráneo.

Si bien el cráneo puede parecer una entidad bastante sólida, en realidad está formado por varios huesos más pequeños. Al nacer, estos huesos se separan y se fusionan gradualmente a medida que las personas crecen y se desarrollan, creando costuras conocidas como suturas que se rellenan lentamente con el tiempo, fusionando el cráneo en una masa sólida de hueso para proteger el cerebro y las otras delicadas estructuras internas.

La fusión gradual del cráneo se puede utilizar para juzgar la edad de una persona, ya que las suturas se cierran y se rellenan a un ritmo predecible.

Los huesos temporales están estrechamente involucrados en la anatomía del oído.

Hay cuatro secciones del hueso temporal: escama, petroso, timpánico y mastoideo. Cada sección es distinta de las demás, con diferentes niveles de densidad. La estructura interna de la oreja se crea parcialmente con el hueso temporal, y la forma del hueso está muy involucrada en el proceso de audición.

Los huesos temporales también protegen y proporcionan una ruta para varias arterias y brindan cierta protección a la glándula parótida.

En algunos casos, la pérdida de audición es causada por un traumatismo en el oído.

Las fracturas del hueso temporal pueden ocurrir cuando alguien recibe un golpe muy fuerte en la cabeza. Si alguien recibe un golpe en el lugar equivocado, puede morir, ya que el golpe puede dañar el cerebro y hacer que se hinche.

Los golpes menos mal colocados pueden provocar daños o pérdida de la audición, ya que se dañan las delicadas estructuras del interior del hueso temporal. Tales fracturas pueden identificarse con el uso de estudios de imágenes médicas que pueden usarse para detectar fracturas de varios tamaños en el hueso.

La fusión gradual del cráneo puede usarse para juzgar la edad de una persona.

La cirugía que involucra el hueso temporal debe realizarse con cuidado, para evitar dañar la audición del paciente. Esta cirugía a menudo la realiza un otorrinolaringólogo, un médico que se especializa en cirugía de oído, nariz y garganta.

Antes de que se realice la cirugía, el médico puede ordenar una serie de estudios de imágenes médicas para obtener una imagen clara de las estructuras internas en el área, de modo que pueda prepararse para el procedimiento.

La cirugía que involucra el hueso temporal puede ser realizada por un otorrinolaringólogo, un médico que se especializa en cirugía de garganta.

Las fracturas del hueso temporal se pueden detectar con estudios de imágenes médicas.