El lenguaje corporal en el lugar de trabajo puede cambiar la forma en que te perciben en el trabajo. La forma en que se comunica de forma no verbal varía según el lugar donde viva y trabaje. Por ejemplo, aunque sonreír se considera una forma de bienvenida en muchas culturas, también puede percibirse como una forma de vergüenza en ciertas culturas asiáticas. Si trabaja con personas de diferentes nacionalidades, comprender el lenguaje corporal cultural es valioso.

Si bien un apretón de manos firme puede ser apropiado en el trabajo, es posible que otros métodos de contacto no lo sean.

Para los trabajadores estadounidenses, ciertos tipos de lenguaje corporal apropiado en el lugar de trabajo ayudan a otros a percibirlo como honesto, abierto a ideas, flexible y comprometido con lo que hace. Sentarse en una posición erguida pero relajada en una silla durante una reunión de oficina significa que está abierto y atento. Esto cambia rápidamente si coloca las manos detrás de la cabeza o cruza los brazos frente al pecho. De repente estás expresando aburrimiento o superioridad con el primero, o en una posición defensiva con el segundo.

Los gestos no verbales comunican mensajes sutiles a los compañeros de trabajo.

Poner los ojos en blanco, mirar el reloj, no enfocarse en un orador o no hacer contacto visual puede verse como un lenguaje corporal que dice “Preferiría estar haciendo otra cosa”. Apretar los puños comunica ansiedad o tensión, y rascarse la nariz o formar un campanario con las manos expresa desinterés. Apoyarse en otro orador indica que o se siente incómodo con las ideas de la persona o no está interesado.

Los brazos cruzados pueden demostrar un enfoque defensivo hacia los demás.

Ya sea sentado, de pie o haciendo contacto visual, siempre se está comunicando de forma no verbal. Como se mencionó anteriormente, las posiciones rectas pero relajadas mientras se está sentado denotan profesionalismo y compromiso. Mantener las palmas abiertas y mirando hacia una persona representa apertura. Mantener el contacto visual se traduce en honestidad, pero de vez en cuando debes mirar un poco hacia otra parte, de lo contrario, es posible que te perciban como si estuvieras mirando fijamente o demasiado intenso.

Dar el pulgar hacia arriba es aceptable en el lugar de trabajo.

Sonreír y asentir con la cabeza son el lenguaje corporal apropiado en el lugar de trabajo cuando se habla con otros. Son una forma de escucha activa que dice: “Te entiendo y estoy de acuerdo contigo”. Cuando no estás de acuerdo con alguien, normalmente no es un lenguaje corporal apropiado sonreír y asentir, ya que tu comportamiento después de una conversación parecerá una contradicción con tu lenguaje corporal. Inclinarse más de cerca, pero no demasiado, a un hablante también muestra interés.

Un apretón de manos firme es generalmente un gesto aceptable en el lugar de trabajo.

Si está de pie y hablando con alguien, ciertas posiciones pueden considerarse agresivas. Los brazos cruzados sobre el pecho pueden verse como defensivos, y las manos en las caderas se traducen como “No puedes decirme qué hacer”. Párese en una posición corporal cómoda que no se encorve para transmitir atención y apertura. Usar leves gestos con las manos mientras habla sugiere que está animado es un ejemplo de lenguaje corporal apropiado en el lugar de trabajo.

Es apropiado aplaudir después de una presentación o anuncio emocionante.

Se ha escrito mucho sobre el “espacio personal” y el respeto por el espacio personal de los demás es una forma de expresar una buena comunicación no verbal en el lugar de trabajo. Desafortunadamente, el espacio personal tiende a variar en individuos y razas. En los EE. UU., Debe otorgar a sus compañeros de trabajo entre uno y dos pies (30,48-60,96 cm) de espacio personal. Ninguna parte de su cuerpo debe aventurarse en este campo, pero observe las reacciones de una persona. Si una persona retrocede mientras usted observa la regla de los dos pies, es posible que necesite un espacio más grande. Si la persona se inclina, puede ser un lenguaje corporal apropiado en el lugar de trabajo tener un campo más pequeño. Si la persona se para o se sienta cómodamente, probablemente tengas la proporción de espacio personal adecuada para esa persona.

A positive stance is important when giving presentations in the workplace.

Determining appropriate workplace body language in regards to touching other people is a very “touchy” subject. While a firm handshake is welcome, touching another person on the arm, slapping them of the back or clapping them on the shoulder may not be. It helps to get to know people before you venture, if ever, into any touching beyond a handshake. Some people will perceive this as fine while others may feel uncomfortable with it.

It is generally a good idea to try and minimize yawning at work.

If you must touch someone to get his/her attention, a light tap on the shoulder is usually the best approach. Use one or two fingers rather than the whole hand. Observe other’s reactions to see how contact affects them. Also be sure to read your company’s literature on sexual harassment and appropriate workplace conduct, as these will give you guides to appropriate workplace body language.

Holding one’s head is considered to be a sign of frustration and can cause issues in the workplace.