Significado | Concepto | Definición:

El líquido de transmisión es un líquido de automóvil que se utiliza para lubricar y enfriar transmisiones automáticas y manuales. Se coloca en transmisiones de automóviles, camiones, botes, vehículos recreativos (RV), motocicletas y otros vehículos.

El peso o espesor de este lubricante depende en gran medida del tipo de vehículo y marca de transmisión. Se agrega vertiendo el líquido de la botella directamente en una abertura en la parte superior de la transmisión.

Una mujer cambiando de marcha con una transmisión manual.

El líquido de transmisión automática generalmente se compone de una variedad de sustancias que incluyen detergentes, antioxidantes y lubricantes. Normalmente contiene un tinte rosa que se vuelve negro o marrón cuando se ensucia, lo que indica la necesidad de cambiarlo. La mayoría de las botellas contienen alrededor de un cuarto de galón (.95 l) de líquido.

Vista en corte de una transmisión.

Las transmisiones manuales varían mucho en el tipo de fluido requerido. Algunos pueden usar aceite de motor y otros necesitan que se les agregue líquido de transmisión automática. Las personas que tienen una transmisión manual en su vehículo deben consultar el manual del propietario para ver qué tipo recomienda el fabricante.

Un embrague, parte de una transmisión.

Para verificar el nivel de líquido de transmisión en un vehículo, el motor debe estar caliente y en funcionamiento. El conductor debe asegurarse de que su automóvil esté estacionado en un terreno nivelado y luego dejar que el motor funcione al ralentí durante uno o dos minutos.

Después de esto, puede quitar la varilla que se encuentra en la parte superior de la transmisión y limpiarla con una toalla de papel. Luego, debe insertar la varilla en la ranura designada. El líquido debe llegar a la línea marcada como “lleno”; si los niveles son más bajos que la línea completa, se debe agregar suficiente líquido para llenar la transmisión hasta ese punto.

Una transmisión sin la carcasa.

Los fabricantes de automóviles recomiendan cambiar el líquido de transmisión periódicamente. Esto se debe a que la arena, la arena o incluso las virutas de metal pueden penetrar en el lubricante y pasar a través de la transmisión, lo que podría causar daños.

El intervalo para cambiar este líquido varía según el tipo de vehículo y la forma en que se conduce normalmente. La mayoría de las veces, este servicio se recomienda cada 30,000 a 60,000 millas (48,300 a 96,600 km), pero debe realizarse con más frecuencia si un conductor nota decoloración o partículas en el líquido.

Algunas transmisiones manuales utilizan aceite de motor como fluido de transmisión.

El líquido de transmisión es generalmente muy económico de comprar. No mantener este lubricante en los niveles adecuados puede causar un gran daño, que puede ser costoso de reparar. Por esta razón, los conductores deben saber cómo verificar la cantidad de lubricante en sus transmisiones y hacerlo de manera regular.

Las transmisiones manuales requieren un cambio de fluido más frecuente.

El líquido de la transmisión manual debe cambiarse con más frecuencia que en una automática.