El neoconstitucionalismo, también llamado constitucionalismo contemporáneo, es una doctrina del derecho que coloca a la constitución en el centro del sistema jurídico y que interpreta el derecho desde los derechos fundamentales .

Esta corriente de pensamiento se opone al constitucionalismo, que desde una mirada positivista defendió una fría interpretación de las normas y dio primacía a las leyes, dejando a la Constitución sólo la función de organizar los poderes del Estado.

Características del neoconstitucionalismo

Esta doctrina tiene como principales características:

La supremacía del Derecho Constitucional: todo lo prescrito en la Constitución tiene normatividad. Esto significa que aunque no exista una ley sobre un tema específico, vale lo que está previsto en la Constitución: la Constitución es una fuente directa de derechos .

Garantía, promoción y preservación de los Derechos Humanos o Fundamentales: la Constitución prevé la garantía de los derechos individuales y políticos, económicos, sociales y culturales y también derechos relacionados con el desarrollo económico, la paz y la preservación del medio ambiente.

Fuerza normativa de los principios constitucionales: desde la mirada neoconstitucionalista, los principios constitucionales pasaron a entenderse como normas jurídicas.

Constitucionalización del derecho: el neoconstitucionalismo reordena el ordenamiento jurídico, colocando a la Constitución como un elemento central y desde el cual se deben interpretar todas las normas infraconstitucionales.

Ampliación de la jurisdicción constitucional: con la ampliación de la jurisdicción constitucional, cualquier decisión judicial puede interpretarse tomando como base la Constitución.

Conozca más sobre Constitución y Derecho Constitucional .

Historia del neoconstitucionalismo

Como sugiere su nombre, el neoconstitucionalismo es una nueva interpretación del constitucionalismo. El constitucionalismo surge en el contexto de la Revolución Francesa y la Independencia de América del Norte , con la redacción de la Constitución en ambos países.

En el constitucionalismo la Constitución tiene menos importancia que las leyes y se le atribuye un gran poder al Legislativo. El Poder Judicial y el Ejecutivo solo eran responsables de aplicar las normas, sin considerar sus efectos.

Basado en una concepción positivista, el constitucionalismo preveía una fría interpretación y aplicación de las leyes y no prestó atención a los Derechos Fundamentales ni a los Derechos Humanos.

Podemos citar como ejemplo el holocausto en la Alemania nazi, que permitió el exterminio de 6 millones de judíos sin contravenir las normas legales del país.

Descubra qué fue el holocausto .

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial y el notorio fracaso del constitucionalismo en permitir la violación de los Derechos Humanos, surge el neoconstitucionalismo, que busca trascender el positivismo y sugerir una nueva forma de interpretar la Constitución.

Esta nueva interpretación se basa en valores universales , con la protección, garantía y promoción de los Derechos Fundamentales de las personas. Las Constituciones a partir de entonces incluyen en su carta:

  • Promoción de la dignidad de la persona humana.
  • Objetivos para reducir las desigualdades sociales.
  • Obligaciones del Estado para las áreas sociales.

Cómo funciona el neoconstitucionalismo

En el neoconstitucionalismo, la Constitución tiene dos funciones principales: la limitación de los poderes estatales y la provisión de derechos fundamentales .

Con el paso del constitucionalismo al neoconstitucionalismo, el Poder Judicial tiene un papel activo en las decisiones. Ahora, los juristas no solo son responsables de la fría aplicación de la ley, sino de su interpretación a la luz de la Constitución y para dar respuesta a las demandas de una sociedad plural.

En el neoconstitucionalismo, corresponde a los Tribunales Superiores dar la última palabra sobre la interpretación de la Constitución en casos concretos. En Brasil, esta función está asignada al Tribunal Supremo Federal (STF) .

Este cambio en el sistema legal también tiene que ver con la transición del estado de derecho al estado de derecho democrático . Un estado de derecho es aquel que funciona de acuerdo con las leyes, sin preocuparse si violan los valores humanos.

En un Estado Democrático de Derecho, las leyes deben respetar los principios democráticos, que tienen como principal objetivo la construcción de una sociedad libre, justa y solidaria.