Colectivo o a nivel individual, el razonamiento moral es el acto de pensar objetivamente sobre qué acciones se consideran correctas y qué acciones se consideran incorrectas. Como tal, el pensamiento está dirigido a decidir qué hacer en una situación o qué no hacer en una situación determinada. La intención es parte de este proceso y, a menudo, se basa en la lógica para llegar a una conclusión. Por lo general, el proceso de razonamiento delibera sobre la intención y la acción dirigidas hacia una situación determinada, y luego sopesa las posibles opciones frente a las posibles consecuencias para tomar una decisión. Las opciones, sin embargo, pueden ser individuales, económicas o éticas, dependiendo de las circunstancias de la situación que plantea la cuestión moral.

Se espera que un oficial de policía tenga buen carácter y razonamiento moral.

Se suele citar que el comportamiento moral tiene cuatro componentes distintos. Esos componentes incluyen sensibilidad moral, juicio moral, motivación moral y carácter moral. La sensibilidad de la moralidad se refiere a la capacidad de una persona para comprender cómo las acciones de uno impactan a los demás, mientras que el juicio de moralidad se refiere al razonamiento correcto para llegar a una conclusión moral. La motivación se refiere a la aceptación de la responsabilidad por las acciones de uno, mientras que el carácter se refiere a actuar independientemente de las circunstancias atenuantes o la presión de los demás. Por lo tanto, el razonamiento moral a menudo depende de las construcciones lógicas de estos diversos componentes morales.

Se espera que un médico tenga habilidades de razonamiento moral.

El razonamiento moral también está influenciado cultural y religiosamente y, posteriormente, a veces puede sufrir por la mala interpretación del entorno o los logros deseados de las acciones. Principalmente, aplicar el razonamiento moral implica comprender el logro deseado y conocer el entorno lo suficientemente bien como para juzgar la mejor manera de lograr tales resultados. Igual de importante para el proceso, el individuo o grupo involucrado en el proceso de razonamiento moral también debe comprender su lugar con respecto al medio ambiente. Por ejemplo, si uno quiere determinar si el aborto es una acción aceptable, primero debe entender qué se pretende lograr con el aborto. A partir de entonces, uno debe comprender las diferentes formas de lograr los objetivos previstos dentro del entorno dado antes de llegar a una conclusión.

Las reglas también son inherentes al razonamiento moral y generalmente proporcionan las premisas a partir de las cuales se razona la moral y se extraen conclusiones. Considere una línea de razonamiento: matar a un ser inocente está mal. Matar a un animal es matar a un ser inocente. Por lo tanto, matar a un animal está mal.

La premisa general para llegar a la conclusión es que matar a un ser inocente está mal. Esto se denomina silogismo moral y sirve para ilustrar el importante juego de reglas en el razonamiento moral. Sin embargo, también se aplican excepciones a las reglas y deben tenerse en cuenta. Es esta consideración necesaria la que ilustra la importancia de comprender el medio ambiente, la relación de uno con el medio ambiente y las metas que se desea lograr para poder razonar de manera efectiva con respecto a la moralidad.

El razonamiento moral puede usarse para determinar si ayudar a alguien que lo necesita.