Todo sobre el sesgo de atribución: características, usos y ventajas

Los sesgos de atribución en psicología social son una clase de errores cognitivos que se desencadenan cuando las personas evalúan las disposiciones o cualidades de los demás basándose en pruebas incompletas. Por ejemplo, en un famoso estudio de 1967, los participantes observaron a dos grupos de personas que leían ensayos en voz alta: uno leía ensayos a favor de Fidel Castro y otros en contra de Castro.

Mujer sosteniendo un libro

A pesar de que se les dijo a los observadores que los lectores fueron asignados a los grupos de forma totalmente aleatoria, verlos leer los ensayos hizo que atribuyeran mayores probabilidades de que los que leían los ensayos pro-Castro fueran de hecho pro-Castro y los que leían los ensayos anti-Castro eran de hecho anti-Castro. Este es un ejemplo del llamado error de atribución fundamental, en el que la gente enfatiza demasiado las explicaciones disposicionales (basadas en la personalidad) del comportamiento sobre las explicaciones situacionales.

Anuncios

Los sesgos de atribución son omnipresentes en psicología, y un investigador famoso incluso los llamó la base de la psicología social moderna.. El sesgo de atribución nos hace subestimar la importancia de los factores situacionales inanimados sobre los factores humanos animados. Por ejemplo, podríamos hablar con una persona de otro país que menciona que solo se aventura fuera de la casa para recreación al aire libre una vez a la semana, y asumir que esto significa que es una persona que ama el interior. Sin embargo, es posible que no sepamos que viven en un lugar frío donde hace mucho frío afuera durante la mayor parte de la temporada. La tendencia humana constante a atribuir cualidades a las explicaciones disposicionales no es solo intuitivamente obvia: también se puede medir experimentalmente, y el efecto se ha reproducido en cientos de experimentos diferentes sometidos a numerosas manipulaciones posibles.

Otro ejemplo de sesgo de atribución podría ser una situación en la que observamos a alguien pateando una máquina de refrescos y asumimos que es una persona enojada. Pero tal vez hayan tenido un mal día, solo para perder su dinero en esta máquina de refrescos, y en circunstancias similares, haríamos lo mismo nosotros mismos. Esta aplicación de diferentes estándares al yo y a los demás, o un observador y un actor, cae en la categoría de sesgos egocéntricos y diferencias observador / actor, respectivamente.

Evitar el sesgo de atribución puede resultar difícil. Una estrategia de suavizado es simplemente dar a otras personas el beneficio de la duda. Otra sería investigar los antecedentes detrás de las circunstancias de una situación, para aclarar si una explicación disposicional es realmente más plausible. Otro más sería preguntarse cómo se comportaría uno en una situación similar. Eliminar por completo el sesgo de atribución parece imposible, ya que probablemente esté integrado en la naturaleza humana. Sin embargo, a través del pensamiento reflexivo, parece posible minimizar sus efectos.

Anuncios

 

Mira estos Artículos

Subir