Significado | Concepto | Definición:

El dimensionamiento del actuador es la práctica de hacer coincidir correctamente los actuadores nuevos o de reemplazo con su entorno operativo y con los dispositivos que actúan. Este procedimiento es de vital importancia si se quiere mantener la eficiencia, los dispositivos deben funcionar correctamente y evitar las pérdidas debidas a daños. El proceso generalmente consiste en elegir un actuador que sea mecánicamente adecuado en términos de montajes, tamaños de eje y especificaciones de salida. La salida del actuador también debe tenerse en cuenta para garantizar que sea adecuada para los requisitos de par, tipo de actuación y rango de movimiento de la aplicación. Hacer coincidir los voltajes de control y fuente de alimentación existentes es otra de las consideraciones críticas involucradas con el tamaño del actuador.

Mujer sosteniendo un libro

Cuando se reemplazan los actuadores o se planean nuevas instalaciones, uno de los primeros pasos en el proceso es el dimensionamiento del actuador. Este ejercicio asegura que los actuadores elegidos funcionarán de manera eficiente y económica sin sufrir daños o dañar el dispositivo actuado. Si se reemplaza un actuador dañado, el ejercicio es relativamente simple, ya que se conocen los detalles del actuador. Esto es, por supuesto, si el tamaño incorrecto del actuador no causó que el dispositivo anterior fallara en primer lugar.

Cuando se planean nuevas instalaciones o se actualiza un conjunto de actuador existente , se debe emprender un ejercicio minucioso de dimensionamiento del actuador. Por lo general, esto implica considerar varias áreas relevantes, incluido el montaje y los variadores, las clasificaciones de potencia y los requisitos eléctricos. Los requisitos de montaje y accionamiento son detalles críticos, aunque generalmente son bastante simples de establecer. Los puntos de montaje de la carcasa del actuador deben ser compatibles con los de los soportes de instalación, y los ejes de salida deben adaptarse al mecanismo de transferencia de potencia tanto en términos de tamaño como de tipos de conexión. En este sentido, se deben verificar puntos como el número de orificios de montaje, los tamaños y las configuraciones, así como los tipos de acoplamientos de transferencia de impulsión, los detalles de los chaveteros y los tamaños del eje.

Uno de los pasos más importantes y complejos en el dimensionamiento correcto del actuador es el establecimiento de valores nominales de potencia correctos. Muchos dispositivos accionados cuentan con mecanismos que requieren una variedad de entradas de par durante la operación. Por ejemplo, el par necesario para girar una válvula de bola grande suele ser significativamente menor que el necesario para asentarla. Por tanto, al considerar la potencia de salida de un actuador potencial, se necesita un conocimiento sólido de los requisitos de potencia total del dispositivo accionado.

El tipo de salida de los nuevos actuadores es bastante fácil de establecer: un actuador giratorio obviamente no servirá de nada cuando se requiera una salida lineal. Sin embargo, la extensión o el alcance de ese movimiento es un tema mucho más complicado. Si el rango de salida de un actuador nuevo o de reemplazo es un poco más largo de lo necesario, es inevitable que se dañen el dispositivo accionado y el actuador. Si es demasiado corto, es posible que el dispositivo activado no funcione correctamente o podría causar pérdidas en la producción o en la eficiencia del proceso.

Los detalles de control son el último de los pasos críticos de dimensionamiento del actuador. Los sistemas existentes típicamente contarán con voltaje de suministro establecido y estándares de protocolo de control con los que el actuador debe adaptarse. Un motor de actuador de 110 voltios tendrá una vida útil medida en milisegundos si se conecta a una fuente de alimentación de 500 voltios, por lo que estos problemas deben recibir mucha atención durante el proceso de dimensionamiento del actuador.