Significado | Concepto | Definición:

El tejido óseo es un tipo de tejido conectivo que se encuentra en el hueso. Es el componente principal del hueso, creando la matriz mineral que hace que los huesos sean duros, fuertes y livianos. Junto con el tejido óseo, los huesos también incluyen médula, vasos sanguíneos, nervios y epitelio , que cubre la superficie del hueso. Como ocurre con muchos otros tipos de tejido, el tejido óseo se renueva continuamente y el cuerpo lo descompone.

Los huesos brindan soporte a los músculos y nervios, crean puntos de unión para músculos y tendones para facilitar el movimiento.

Hay dos tipos de tejido óseo: esponjoso y compacto. Biológicamente, son iguales, pero las células dentro del tejido se organizan de diferentes maneras. El tejido compacto que se encuentra alrededor de los bordes externos de los huesos está formado por una matriz de minerales muy compacta .

El tejido esponjoso está dispuesto de forma más holgada, creando espacio para la médula ósea dentro de la mitad del hueso. Ambas matrices están formadas por osteoblastos, células que producen el colágeno utilizado como columna vertebral, por así decirlo, del hueso.

La fisioterapia puede ayudar a algunas personas a recuperar la fuerza y ​​la densidad ósea perdidas por trastornos como la osteoporosis.

También conocido como tejido de calcio , el tejido óseo incluye varios minerales. El cuerpo requiere un suministro constante de minerales para crear nuevos suministros de hueso, especialmente mientras las personas están creciendo o después de las roturas.

Las personas que no obtienen suficientes minerales pueden desarrollar huesos debilitados y pueden tener riesgo de osteoporosis en el futuro. Ciertos trastornos del hueso pueden implicar una tasa acelerada de descomposición del hueso, lo que hace que los minerales en el torrente sanguíneo se eleven y hagan que los huesos se vuelvan frágiles.

El tejido óseo es el componente principal del hueso y crea la matriz mineral que hace que los huesos sean duros, fuertes y livianos.

Los huesos juegan un papel importante en el cuerpo. Proporcionan soporte para los músculos y los nervios, crean puntos de unión para los músculos y tendones para facilitar el movimiento y albergan las células críticas de la médula que son responsables de producir nuevas células sanguíneas.

Los huesos también brindan protección a órganos vulnerables como el cerebro , el corazón y los pulmones. Estos órganos están rodeados de formaciones óseas diseñadas para absorber el impacto y reducir el riesgo de lesiones, ya que el daño a estos órganos puede provocar complicaciones graves.

Los trastornos del hueso pueden afectar al tejido óseo. Este tejido puede crecer demasiado, dando lugar a espolones y otras excrecencias de hueso. Puede crecer con demasiada lentitud, haciendo que los huesos se vuelvan frágiles y, potencialmente, provocando un retraso en el crecimiento.

Este tejido también puede inflamarse e infectarse. Las opciones de tratamiento para las enfermedades óseas pueden incluir cirugía, medicamentos, trasplantes de médula ósea y varias otras opciones. Un médico ortopédico suele participar en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades y lesiones que afectan al hueso.

Los trastornos del hueso pueden afectar al tejido óseo.