El triángulo retórico representa un estilo de hablar y escribir que está diseñado para informar, influir y persuadir a la audiencia. Desarrollado originalmente por el filósofo Aristóteles , este dispositivo de lenguaje en particular utiliza tres componentes clave para atraer a la audiencia o lectores. Incluyen logotipos, valores y patetismo , a los que a veces se hace referencia como sujeto, escritor y audiencia. Ciertas preguntas o características pueden ayudar a la hora de escribir o identificar un análisis retórico.

El triángulo retórico vino del filósofo griego Aristóteles.

Uno de los objetivos del triángulo retórico es atraer de manera racional a la audiencia. Logos se puede describir mejor como el razonamiento o el texto de un argumento. En este caso, el escritor u orador también presenta conocimientos sobre el tema y ofrece diferentes perspectivas. Los logotipos pueden usarse para argumentar o tomar una postura sobre un tema mientras se presentan hechos y evidencia para respaldar toda la investigación. Los estudios de casos, los experimentos de laboratorio y las estadísticas son ejemplos de trabajos que apelan a los logotipos o al razonamiento lógico de la audiencia.

Los llamamientos retóricos que se centran en la lógica se pueden utilizar en el ámbito académico.

La credibilidad también ayuda a atraer a la audiencia. La parte del ethos del triángulo retórico se refiere a la forma o presentación de un debate, que a su vez da una idea del carácter del escritor o del hablante. Ethos debe ayudar a demostrar la credibilidad y confiabilidad del autor, así como la capacidad de demostrar cualquier conocimiento sobre el tema. Con el componente ético del triángulo retórico, la audiencia espera que la presentación del autor sea clara, justa y equilibrada.

Pathos proporciona el mayor atractivo para la audiencia porque desencadena emociones e interés. Este aspecto de la retórica se centra en las reacciones de la audiencia además de ayudarles a recurrir a su propia imaginación. El escritor u orador utiliza el patetismo para conectarse con la audiencia y aprovechar sus valores y creencias.

Los estudiantes pueden aplicar el triángulo retórico en sus escritos o aprender a identificarlo usando ciertos criterios. Cuando se utilizan logotipos en un trabajo de investigación, por ejemplo, la tesis debe estar claramente identificada y respaldada por evidencia creíble, así como por razones válidas. Logos también debe demostrar un argumento lógico bien pensado que se presenta en orden lógico. Al aplicar patetismo, el argumento debe proporcionar detalles visuales y ejemplos sólidos que involucren al oyente o lector, así como también se relacionen con los valores y sistemas de creencias de la audiencia.

Ethos debe mostrar una conexión con el escritor y el tema que se discute. En este caso, las fuentes deben identificarse y citarse adecuadamente. El escritor u orador debe demostrar calificaciones no solo demostrando conocimiento, sino también usando la elección de palabras y el tono de una manera justa y profesional. Finalmente, si un documento o discurso argumenta un punto de vista específico, el escritor debe mostrar ethos respetando múltiples puntos de vista, lo que puede hacerse citando las referencias apropiadas.