Significado y Definición  de Genética

La genética es la parte de la ciencia que estudia la herencia, la estructura y función de los genes y la variación de los seres vivos. Es a través de la genética que buscamos comprender los mecanismos y las leyes para transmitir rasgos a través de generaciones.

Los primeros estudios de genética en la ciencia moderna comenzaron con el monje austriaco Gregor Mendel, en la década de 1860. Cruzando las líneas de los guisantes, observó la existencia de distintos “factores” que se transmitían de padres a hijos.

Los patrones de herencia observados por Mendel corresponden a los patrones de distribución de los cromosomas en los gametos en el proceso de meiosis. Posteriormente, con la profundización de la investigación, los “factores” se denominaron genes.

Antes de Mendel, un noble húngaro, Imre Festetics, fue el primero en utilizar el término genética. En su libro, describió varias reglas sobre la herencia genética, habiendo sido el primero en describir los principios básicos de la mutación.

En genética, la transmisión de información involucra cuatro elementos básicos: la diversidad de estructuras celulares con numerosas formas que especifican diferentes aspectos del organismo; un mecanismo de replicación que copia información y la transmite a la descendencia; la capacidad de mutación para que haya mayor variabilidad; y la capacidad de la descendencia para traducir la información heredada en proteínas.

El método genético fundamental para el estudio de los fenómenos biológicos es la diferencia genética entre individuos o la variación genética. Esta variabilidad puede ocurrir naturalmente entre individuos de la misma especie, caracterizando el polimorfismo genético.

Pero también puede ser causado por mutaciones, donde cada gen mutante revelará un componente genético del proceso.

El estudio de la genética abarca desde moléculas hasta poblaciones. Es en las moléculas de ADN (ácido desoxirribonucleico), la parte estructural de los cromosomas, donde se encuentran los genes. Son los genes los que aportan la información necesaria para la síntesis de proteínas.

A partir de la observación de variantes genéticas, es posible investigar las propiedades biológicas de los organismos en general.

Las variaciones de una misma característica, las acciones del entorno sobre los individuos y otros patrones como la tasa de reproducción, las mutaciones e incluso la selección natural son objeto de estudio de los genetistas para analizar la composición genética en una población.

La genética también es la base de nuestra comprensión de la evolución. El cambio evolutivo observado en las poblaciones es consecuencia de diferentes tasas de reproducción, mutación, migración y selección, haciendo heredables las nuevas características.

Por lo tanto, la mayoría de las explicaciones evolutivas también son genéticas.

Los descubrimientos en la investigación genética nos permiten aplicarla en diferentes áreas como la salud (genética médica, terapia génica, asesoramiento genético), en ecología (mejora genética de especies, preservación de especies amenazadas), zoología (taxonomía molecular animal) , entre otros (taxonomía molecular de microorganismos, genética forense, toxicogenética, epidemiología genética).

Pero aún queda mucho por investigar, y siempre es necesario valorar cuáles son los beneficios reales y posibles retrocesos de aplicar este nuevo conocimiento en nuestra vida diaria.

Qué es Genética