Significado de Heliocentrismo

El heliocentrismo es la doctrina que establece que el Sol (Helios, en griego) es el centro del cosmos. En general, se coloca en oposición al geocentrismo, que establece que la Tierra ocuparía la centralidad.

En la historia occidental, el heliocentrismo es una doctrina importante que impactó la forma de pensar sobre el lugar de la humanidad en el universo.

que es heliocentrismo significado concepto definicion

Por lo tanto, también se opuso a las ideas de la Iglesia Católica en el siglo XVI. Comprenda más sobre el tema a continuación.

Contexto

Las posiciones de los planetas y el Sol siempre han sido un tema controvertido en la historia occidental. En historiografía, hay un registro de que Aristarco de Samos, entre los años 310 a 250 aC, había formulado un modelo heliocéntrico.

Siglos después, Hipatia de Alejandría, entre 360 ​​y 415 dC, retomó las ideas de Aristarco. Curiosamente, ella es la primera mujer dedicada a la filosofía occidental registrada en la historia.

Sin embargo, terminó siendo asesinada por cristianos en conflictos políticos.

Por lo tanto, el heliocentrismo tuvo un mayor impacto solo en el siglo 16 con Nicolaus Copernicus y su modelo con planetas que orbitan alrededor del Sol.

En ese momento, la Santa Inquisición estaba en vigor, y el dogma de la Iglesia Católica sólo aceptó el modelo geocéntrico, es decir, el La tierra como el centro del universo.

Nicolás Copérnico

Nicolau Copernicus o Mikolaj Kopernik (1473-1543) nació en Prusia, y fue responsable de desarrollar un modelo científico de la posición de la Tierra, el Sol y otros planetas en un modelo heliocéntrico.

Copérnico vivió en un momento agitado: a pesar del gran poder de la Iglesia Católica y sus dogmas, surgió la Reforma Protestante y el Renacimiento. Así, la publicación de su teoría más tarde se conoció como la Revolución Copernicana.

Heliocentrismo y Geocentrismo

Si heliocentrismo simplemente significa que el Sol es el centro del universo, el geocentrismo es la doctrina que establece que la Tierra ocupa esta centralidad.

Actualmente, por mucho que parezca más obvio que el modelo heliocéntrico es el correcto, durante mucho tiempo las dudas fueron más fuertes.

Además, tener la Tierra, que es el planeta habitado por los humanos, como el centro del universo era parte de un problema filosófico y cosmológico más amplio.

Por lo tanto, el conflicto entre ambos modelos no fue solo uno de argumentos matemáticos, sino también de creencias.

Después de Copérnico, los científicos que desarrollaron su teoría pudieron probar y generalizar algunos resultados. Un ejemplo es Johannes Kepler, quien aclaró el movimiento orbital de los planetas alrededor del Sol.

Heliocentrismo y la Iglesia

Para la Iglesia católica del siglo XVI, el paradigma actual era el del geocentrismo. Después de todo, las creaciones de Dios se centraron en la Tierra, y los escritos bíblicos apoyarían la tesis geocéntrica.

Por lo tanto, contradecir esta idea fue un insulto a los dogmas cristianos y era castigado.

Además, especialmente con el movimiento renacentista, el heliocentrismo estaba vinculado a una apreciación de la ciencia.

Por lo tanto, la negación de la idea geocéntrica era también una oposición al poder y al dogmatismo religioso de ese cristianismo.

Heliocentrismo y Filosofía

Una de las primeras preocupaciones de la filosofía fue con la cosmología, es decir, cómo se organiza, se origina el cosmos y el significado de la vida humana.

En este contexto, varios filósofos trataron de responder preguntas de diferentes maneras.

El choque entre el argumento heliocéntrico y geocéntrico es importante porque retoma algunas reflexiones sobre la cosmología.

En otras palabras, este es un contexto para pensar sobre el lugar de la humanidad en el universo.