Significado de Igualdad Social

La igualdad social es un concepto que rara vez se logra plenamente, por el cual todos los miembros de una sociedad tienen un trato, oportunidades y acceso a los recursos completamente iguales.

Habría pocos estratos de separación, como diferenciaciones entre géneros, razas, grupos religiosos o ingresos que brinden a algunas personas más oportunidades que a otras.

Esto es diferente al socialismo , donde todos tienen aproximadamente la misma cantidad de recursos. En cambio, la verdadera igualdad social significa que no importa lo que los miembros de la sociedad tengan o quiénes sean, son tratados con igualdad y tienen las mismas oportunidades.

La discriminación racial es una forma de desigualdad social.

La idea de igualdad social a menudo está íntimamente ligada a los conceptos de igualitarismo en sus dos formas.

Este concepto o representa el sentido, desde un punto de vista político, de que todas las personas merecen igualdad de derechos y trato, o es un movimiento que propone que una sociedad debe orientar específicamente sus recursos hacia la promoción de la igualdad de la riqueza.

La última postura es más un enfoque socialista, y la primera es algo adoptado por muchos países.

Se argumenta que las dos definiciones están relacionadas, porque en muchas sociedades, la riqueza confiere un poder adicional y, sin abordar las desigualdades de ingresos, no puede haber una verdadera igualdad social.

Discriminar a las personas por sus opiniones religiosas es una forma de desigualdad social.

Muchos sociólogos sugieren que pocas sociedades logran la igualdad social total porque hay muchas formas en que las sociedades se separan en diferentes grupos.

El nivel de ingresos es un factor de división, pero otras cosas que crean alguna forma de desigualdad social incluyen la discriminación por género, raza, religión o etnia. Algunos gobiernos promueven activamente la igualdad social garantizando derechos básicos a todos los ciudadanos, como el derecho a la libertad de expresión, al voto, a un juicio por jurado y a no sufrir discriminación.

Incluso con estas garantías, es posible que todos los miembros de una sociedad no sean iguales. Desigualdades como la calidad de la educación, incluso si es pública y gratuita, pueden crear diferencias en la capacidad de los ciudadanos para hacer valer sus derechos básicos.

La discriminación de género es una forma de desigualdad social.

Como se mencionó, la posición económica representa un factor de división enorme en una variedad de sociedades. Muchos países trabajan arduamente para corregir esta inequidad hasta cierto punto brindando apoyo financiero a los ciudadanos más necesitados.

Esto no siempre es suficiente y puede mantener a las personas en un ciclo de pobreza , en lugar de darles formas de avanzar en los estratos de la sociedad.

La desigualdad social afecta a los estudiantes afroamericanos y de otras minorías que asisten a escuelas mal financiadas, un tipo de segregación informal.

Un ejemplo de desigualdad social, ocurre cuando las personas son acusadas de un delito grave. Los acusados ​​empobrecidos reciben representación legal de defensores públicos, que a menudo tienen dificultades para brindar apoyo a muchos clientes y es posible que no tengan el tiempo suficiente para preparar un caso.

La persona adinerada puede simplemente contratar a un abogado defensor penal. El último acusado tiene más posibilidades de derrotar un cargo o de obtener una sentencia reducida, y también es más probable que se defienda con éxito de un cargo si es caucásico.

El gran número de prisioneros afroamericanos en comparación con los caucásicos en las cárceles estadounidenses apunta a una posible desigualdad social que aún no ha sido remediada, lo que sugiere que tanto la raza como la posición monetaria conducen a un trato desigual en un sistema que se supone que es completamente justo.

Los críticos más pesimistas de la sociedad humana llaman a la igualdad social un mito, algo que nunca se puede lograr realmente, sin importar la intención del gobierno, los redactores o los participantes de la sociedad.

Otros adoptan una visión más optimista y sugieren que si bien la igualdad total no siempre es posible, las sociedades aún pueden eliminar las desigualdades.

Una sociedad comprometida puede seguir trabajando en todo momento para crear circunstancias más equitativas para todos sus ciudadanos.

Los programas que luchan por la igualdad social pueden centrarse en familias que viven en la pobreza debido a la falta de oportunidades económicas.

Qué es Igualdad Social