Significado de Interacción genética

La interacción genética es el tipo de herencia en la que la expresión del fenotipo de un rasgo está condicionada por la acción conjunta de dos o más pares de genes con segregación independiente.

Esta interacción da como resultado un efecto que difiere del producido por ambos individualmente.

En las interacciones de genes hay interacciones epistáticas y no epistáticas. Las interacciones epistáticas ocurren cuando dos o más genes determinan la producción de enzimas que catalizan diferentes etapas de la misma vía metabólica.

En la epistasis, un alelo de un gen en un locus, cuando se expresa, suprime la manifestación, o fenotipo, de otro gen de locus diferente. El alelo que enmascara la expresión del otro se llama epistático y el alelo, cuya acción está enmascarada, se llama hipostático.

Cuando existe epistasis entre dos loci de genes, habrá un cambio en la proporción fenotípica de los cruces híbridos 9: 3: 3: 1. La epistasis se puede clasificar en dominante (12: 3: 1), recesiva (9: 3: 4), doble recesiva (9: 7), dominante y recesiva (13: 3), doble dominante (15: 1), entre otras variaciones.

Las interacciones no epistáticas son aquellas en las que los genes producen enzimas que actúan sobre diferentes vías metabólicas. En esta interacción, dos o más loci interactúan entre sí, produciendo un fenotipo sin ningún alelo de locus que enmascare la expresión de alelos de otros loci.

Aquí, la proporción 9: 3: 3: 1 permanece, pero la proporción fenotípica difiere de la proporción mendeliana clásica, ya que hay dos genes, pero solo una característica.

Muchas características resultan del efecto acumulativo de varios pares de genes, cada uno de los cuales contribuye con una parte del fenotipo. Este tipo de interacción de genes se denomina herencia cuantitativa o poligénica, en la que participan dos o más pares de genes, con o sin segregación independiente.

Los ejemplos más comunes de este tipo de interacción son el color, la altura y el color de los ojos de la piel humana.

Pleiotropía

La pleiotropía funciona de manera opuesta a la interacción genética. En la pleiotropía, un solo par de genes, llamado pleiotrópico, actúa sobre la manifestación de varios caracteres.

En términos moleculares, el gen produce solo una enzima, pero la presencia o ausencia de ella tiene varias consecuencias en el organismo. La condición pleiotrópica más común es la fenilcetonuria, cuya causa es un gen recesivo que produce una enzima incapaz de transformar el aminoácido fenilalanina en tirosina.

La fenilcetonuria puede resultar en los siguientes fenotipos: discapacidad mental, reducción de la vellosidad, pigmentación de la piel.

Interacción Genética e Interacción Ambiental

La interacción genética y ambiental se revelan por la penetración y la expresividad. La penetrancia es el porcentaje de individuos con un alelo dado que tienen un fenotipo vinculado a este alelo.

En casos de penetrancia, un genotipo puede no expresar el fenotipo esperado debido a influencias de genes y efectos del medio ambiente.

La expresividad, por otro lado, mide la intensidad de expresión de un genotipo. Cuando la expresividad es variable, la expresión del alelo da como resultado varios patrones fenotípicos.

Qué es Interacción Genética