Significado | Concepto | Definición:

ISO 9001 es un estándar de gestión de calidad orientado al servicio al cliente adoptado por primera vez en 2000 por la organización internacional de normalización (ISO). De acuerdo con el estándar, las organizaciones deben demostrar la capacidad de cumplir o superar la satisfacción del cliente en términos de función, calidad y rendimiento del producto. Asimismo, las organizaciones que cumplen con las normas también deben mantener un estricto cumplimiento de los requisitos reglamentarios, los estándares de la industria y las mejores prácticas con respecto a los procesos y resultados de producción. En resumen, las normas ISO 9001 garantizan que las organizaciones ofrezcan productos de calidad al mismo tiempo que fomentan y actúan sobre la base de los comentarios de los clientes, usuarios finales y agencias reguladoras.

Las normas ISO 9001 garantizan que las organizaciones ofrezcan productos de calidad al mismo tiempo que fomentan y actúan sobre la base de los comentarios de los clientes, usuarios finales y agencias reguladoras.

Se utilizó el consenso internacional para ayudar a determinar los estándares universalmente aplicables a todas las organizaciones con respecto a los productos y servicios que cumplen con los requisitos reglamentarios y del cliente. Sin embargo, la conformidad con los requisitos reglamentarios y las expectativas del cliente no son suficientes para cumplir con las normas ISO 9001. Las organizaciones también deben establecer sistemas y participar activamente en iniciativas de mejora continua. Se alienta a las autoauditorías, las auditorías voluntarias de los clientes y los organismos de certificación de terceros independientes a ayudar a las organizaciones en sus esfuerzos de mejora continua.

La norma ISO 9001 y sus requisitos están destinados a aplicarse a todas las organizaciones, independientemente de su tamaño o industria. Como tal, la ISO no dicta cómo una organización debe cumplir con los requisitos, solo que se cumplen los requisitos de las pautas. Los estándares genéricos proporcionados bajo tales condiciones permiten que cada organización determine sus propios procesos y controles únicos para mantener el cumplimiento. Ciertas cláusulas dentro del texto de los criterios de esquema estándar por los cuales una organización puede calificar para la exclusión en el raro caso de un requisito inaplicable. Las normas excluidas no pueden afectar la responsabilidad de la organización de garantizar la calidad de la producción, para que las declaraciones de conformidad no estén sujetas al rechazo de la certificación ISO 9001.

Entre la familia de normas ISO 9000, ISO 9001, revisada en 2008 y complementada en 2009, es la única norma para la que las organizaciones pueden solicitar la certificación. La certificación no es un requisito de cumplimiento, pero la certificación sirve para asegurar a los clientes que la organización realmente cumple. Cuando se aplica a entornos de negocio a negocio, una certificación ISO 9001 ayuda a inspirar confianza, especialmente en situaciones que involucran nuevas relaciones comerciales o empresas conjuntas.

Por ejemplo, una planta de fabricación en los Estados Unidos puede tener dificultades para realizar la debida diligencia en un proveedor extranjero debido a la geografía. Saber que la organización cumple con las normas ISO 9001 puede ayudar a disipar las preocupaciones. La documentación de que el proveedor no solo declara el cumplimiento, sino que ha superado los rigores de la certificación, infunde aún más confianza en la nueva relación de empresa a empresa. En igualdad de condiciones, la certificación ISO podría, de hecho, influir en la decisión de un contrato o relación comercial, especialmente para organizaciones con recursos limitados para llevar a cabo la debida diligencia.