Un charco.

La acuicultura en estanques es el cultivo de peces y animales de agua dulce y salada para uso alimentario o humano. A diferencia de la pesca comercial, la acuicultura en estanques crea un ambiente controlado donde los peces, camarones y otras criaturas del océano son criados, criados y recolectados para la venta. La acuicultura se puede utilizar para criar peces, mariscos y crustáceos para la alimentación, o para criar especies ornamentales, como peces koi o caballitos de mar, para el comercio de acuarios .

El salmón es un tipo de pez que se cría mediante la acuicultura en estanques.

La acuicultura en estanques es una práctica antigua. En China, la evidencia sugiere que la gente ha estado represando arroyos para crear estanques agrícolas cerrados durante al menos 4.000 años. Se cree que los australianos autóctonos, que se remontan aún más atrás, han construido un sistema de canales muy complejo para canalizar las anguilas desde el mar hasta los estanques de acuicultura. Basándose en estas antiguas tradiciones, la acuicultura en estanques moderna sigue siendo una de las empresas agrícolas más extendidas en el mundo.

Algunas de las especies más comunes criadas en empresas de acuicultura incluyen el salmón , la carpa , la tilapia y el bagre . Los camarones, las almejas y las gambas también se cultivan con bastante frecuencia. En términos de producción mundial, la mayoría de las empresas acuícolas se encuentran en China y el sudeste asiático, pero también existen grandes granjas en Chile, Noruega y Estados Unidos.

El cultivo de agua generalmente comienza con reproductores silvestres o comprados de una especie determinada. Colocado en ambientes cerrados destinados a producir desove, ocurre la reproducción. Las larvas o criaturas juveniles pueden colocarse en un estanque o sistema de agua separado que promueva el crecimiento y la maduración con el menor riesgo posible. Una vez que han crecido por completo, las criaturas se cosechan o, en algunos casos, se utilizan como animales de cría para otra generación.

La ventaja de las empresas agrícolas es que ejercen menos presión sobre las poblaciones silvestres. La sobrepesca ha sido una tragedia de los siglos XX y XXI, que ha puesto a muchas especies de peces, mariscos y crustáceos al borde de la extinción. La acuicultura en estanques permite un sistema mayoritariamente cerrado, en el que la población silvestre se aprovecha solo ocasionalmente para la reproducción. Desafortunadamente, como empresa en crecimiento, algunas poblaciones silvestres todavía se ven sometidas a presión a medida que cada nueva operación agrícola extrae las especies silvestres para la reserva inicial.

Pond aquaculture may rely on natural or artificially built capture ponds for its livestock. Since most aquatic and marine species are extremely sensitive to temperature changes and water composition, it is often vital to have full control over the mechanics of the pond. Filtration systems and salinity monitors are common parts of pond aquaculture. Even so, mortality rates among captive animals may be very high, as many populations show a high susceptibility to disease.

Natural ponds that have been dammed for aquaculture are often of great concern to environmentalists. Since farming ponds are often treated with antibiotics and pesticides, there is a very real chance of these contaminants seeping into ground water and altering the composition of free-running water sources. Additionally, temperature or saline controlled pools may disturb the ecosystem of the undammed waters. There is also concern that genetically modified or mutated species that are used in pond aquaculture can easily escape and mix with wild populations.