Significado | Concepto | Definición:

El sistema respiratorio es el sistema corporal que mantiene el acto de respirar y el posterior intercambio de oxígeno y dióxido de carbono entre los pulmones y los vasos sanguíneos, que transportan estos gases hacia y desde los tejidos del cuerpo.

Como su estructura refleja fielmente su función, la anatomía del sistema respiratorio comprende las vías respiratorias, el camino que recorre el aire a través de las fosas nasales y la boca hacia la tráquea o tráquea ; los pulmones y, en los mamíferos, los sacos que contienen conocidos como alvéolos que facilitan el intercambio gaseoso; y el diafragma torácico, el músculo debajo de los pulmones que hace posible la respiración.

El sistema respiratorio asegura que el oxígeno, un compuesto necesario para el metabolismo celular o la descomposición de la energía para su uso por las células, llegue a los tejidos que lo requieren.

Comenzando con los orificios de inhalación, las fosas nasales y la boca, la anatomía del sistema respiratorio incluye estas aberturas y las cavidades internas, que se conocen colectivamente como el tracto respiratorio superior.

Una vez que el aire ingresa a la nariz a través de las fosas nasales, se introduce en un espacio justo dentro de la nariz conocido como vestíbulo nasal y continúa hacia la cavidad nasal, un gran espacio justo detrás de la nariz donde el aire inhalado alcanza la temperatura corporal y se filtra el polvo , bacterias y virus por la mucosidad nasal y pequeñas células parecidas a pelos llamadas cilios .

Este aire luego pasa detrás de la placa horizontal que divide la cavidad nasal y la boca que se conoce como paladar duro y entra en la faringe., o garganta, inmediatamente detrás de la boca. El aire inhalado por la boca se introduce directamente en la faringe, la parte más inferior del tracto respiratorio superior.

El segundo segmento del sistema respiratorio se denomina simplemente vía aérea o vías respiratorias. Comenzando con la laringe o laringe , justo debajo de la faringe, el aire inhalado viaja a través de la tráquea o la tráquea hasta donde se bifurca para formar los bronquios, el par de vías respiratorias de cada pulmón.

Después de entrar en los bronquios, el aire encuentra subdivisiones adicionales de las vías respiratorias en bronquiolos, que se asemejan a las ramas desnudas de los árboles.

La laringe se denomina comúnmente laringe.

En la base de cada bronquiolo comienza el tercer segmento representado por la anatomía del sistema respiratorio, las unidades funcionales de los pulmones conocidas como alvéolos.

Parecidos a cabezas de brócoli en los extremos de los tallos que son los bronquiolos, los alvéolos están formados por tallos más pequeños conocidos como conductos alveolares y pequeñas cavidades redondeadas conocidas como sacos alveolares. Dentro de los sacos alveolares, el punto de terminación del flujo de aire hacia los pulmones, hay lechos de vasos sanguíneos microscópicos llamados capilares.

Es aquí donde el oxígeno del aire ingresa al torrente sanguíneo a través de un proceso llamado difusión en el que el oxígeno se intercambia a través de la membrana alveolar por el dióxido de carbono devuelto por la sangre. Ese dióxido de carbono, un subproducto del metabolismo celular, se libera a la atmósfera en el aire exhalado.

La función principal del diafragma es controlar la respiración.

Todo este proceso de inhalación es posible gracias a un músculo importante incluido en la anatomía del sistema respiratorio, el diafragma torácico. Un músculo circular en forma de paracaídas que se encuentra justo debajo de los pulmones y que llena el espacio contenido por la parte inferior de la caja torácica, el diafragma facilita la inhalación al crear un vacío cuando se contrae.

Al hacerlo, empuja aire hacia los pulmones con la ayuda de los intercostales externos, músculos entre cada costilla que agrandan la caja torácica como un todo cuando se contraen, permitiendo la expansión de los pulmones.

El sistema respiratorio está formado por la boca, la garganta, la nariz, los senos nasales, los bronquios y los pulmones.