Apofenia: Explorando el fenómeno de encontrar patrones en datos aleatorios

Anuncios

Cuando alguien ve patrones que realmente no existen, esto se conoce como apofenia. La apofenia puede adoptar una amplia gama de formas, desde pensar que el mismo número aparece con demasiada frecuencia para ser una mera coincidencia hasta ver a un hombre en la luna. En algunos casos, la apofenia se utiliza como criterio para el diagnóstico de enfermedad mental, pero tener apofenia no implica necesariamente que alguien sea un enfermo mental; muchas personas extremadamente creativas, por ejemplo, han demostrado apofenia.

Mujer, con, entregue, ella, cadera

Una de las formas más comunes de apofenia involucra números. Mucha gente tiene la impresión de que un número determinado sigue apareciendo en sus vidas; 23 es una elección común. Pueden comenzar a ver ese número en particular en todas partes, ya sea en forma pura o en forma de números que se suman. Este tipo de apofenia a menudo ha sido objeto de películas y libros que involucran números malditos.

Anuncios

En otra forma de apofenia llamada pareidolia , las personas extraen formas o sonidos de datos sin sentido. El ejemplo más conocido de pareidolia es probablemente la observación de nubes, en la que la gente ve formas en forma de nubes en el cielo. Muchas personas también exhiben pareidolia cuando extraen sonidos significativos de la estática en la radio y, a veces, puede ser extremadamente frustrante, ya que otras personas no reconocerán esos sonidos o patrones.

La apofenia es un ejemplo de lo que se conoce en estadística como error de tipo I o falso positivo. La mayoría de las personas no presentan apofenia por elección consciente; simplemente establecen conexiones donde no las hay debido a una sensación de falsa sensibilidad. El comportamiento de alguien con apofenia severa puede volverse absurdo, ya que alguien puede hacer todo lo posible para respaldar las conexiones que establece o para evitar circunstancias particulares.

Aprender a reconocer la apofenia es importante, ya que es una buena idea poder distinguir entre patrones verdaderos y meras coincidencias. Esta distinción es especialmente crucial en las ciencias, donde los errores de tipo I pueden sesgar radicalmente los resultados de los experimentos, especialmente cuando las personas hacen ajustes sutiles para reforzar sus ideas. Como regla general, si sigue notando el mismo número, símbolo, patrón, sonido o evento en su vida, probablemente sea un caso de apofenia; es posible que desee buscar pruebas que contradigan su impresión de un patrón o conexión.

Anuncios